Ronaldo diciendo que se va, Bale balando que probablemente también… caras sosas y sin brillo, una sensación general como de que “hemos ganado pero bah…”

Comer langosta con demasiada frecuencia puede hacer añorar el sabor de la caballa. Si el ganador de la Champion hubiese sido un primerizo, alguien que no la ha ganado nunca -y es fácil pensar en el Atleti- los jugadores se habrían derretido de alegría y felicidad.

Pero Ronaldo estaba cabreado porque él no había metido ningún gol de los tres. Bale crecido porque él es el mejor y no se le sabe valorar.

Al menos la afición en la Plaza de la Cibeles lo celebró y se lo pasó bien… aunque tampoco tan bien como se lo habría pasado la afición de un equipo que ganase por primera vez. Ah, no hay nada en la vida -en verdad en verdad os digo- como la primera vez.

La vez trece, pues eso… bah.

 

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − 5 =