Un ciudadano se acerca al mosaico de Joan Miró situado en Las Ramblas de Barcelona. Otro le acompaña, y otro más. El arte, que es una de las formas más bellas de unir a los pueblos, hoy sirve de base para todo el amor que los barceloneses, españoles y extranjeros quieren transmitir a los que ya no están, a los que están pero muy graves y a los que apenas tienen rasguños físicos y esperan a ser dados de alta en un hospital de la ciudad condal.

Después de vivir un episodio de terror histórico en nuestro país, los ciudadanos se hacen más fuertes que nunca. Las divisiones se evaporizan para prestar atención a lo realmente importante: servir a los demás. Los gestos no han hecho sino aumentar con el paso de las horas, de las tensas horas vividas ayer y de las muchas que quedan de lágrimas y colaboración ciudadana.

Los momentos de confusión y caos en la calle, se vivieron también en muchos negocios que cerraron las puertas por seguridad. No se sabía lo que estaba pasando. La policía acordonó la zona y muchos vecinos quedaron atrapados en distintos comercios y restaurantes. Pero los ciudadanos barceloneses se pusieron inmediatamente a la tarea de atender a sus conciudadanos.

Cruz Roja ha reforzado sus equipos de atención psicosocial, dos equipos se han desplazado al aeropuerto, otros en el Centro de Urgencias y Emergencias asociales de Barcelona y los demás repartidos por distintos hospitales. La asociación Elite Taxi de taxistas de Barcelona comenzó a evacuar a los transeúntes gratuitamente, llevándolos a sus casas, hoteles… Al mismo tiempo el departamento de Turismo de la ciudad ofrecía alojamiento a aquellas personas que no pudieran entrar en el centro por estar la zona acordonada.

La comunidad internacional se ha puesto al servicio de España y la comunidad musulmana reza por la barbarie y condena el extremismo

No sólo queda ahí la cosa, la solidaridad con Barcelona ha provocado que las donaciones de sangre en los hospitales se hayan multiplicado por cuatro, es por ello que el Hospital Sant Pau, el Hospital Clinic y el Vall d´Hebron han ampliado los horarios de atención.

Barcelona se vuelca en la causa. Barcelona duele hoy a todos sus ciudadanos y a todos los que la visitaban. Hoy todos lloran en una manifestación multitudinaria, se quedan en silencio ante la barbarie, aplauden porque seguirán luchando, gritan “No tinc por” porque no tienen miedo.

El Banco de Sangre decía en un tweet que disponían de reservas de sangre suficientes para atender a los heridos del atentado. Es el mayor referente para que nos demos cuenta del grado de compromiso humano que se está viviendo. La comunidad internacional se ha puesto al servicio de España y la comunidad musulmana reza por la barbarie y condena el extremismo.

Jornadas de reflexión colectiva que tienen que servir para que barceloneses, catalanes, españoles, europeos y comunidad internacional se unan, no en una posición combativa o vengativa de algún modo, sino en un silencio colectivo y personal que nos haga replantearnos que estamos haciendo mal para que sucedan este tipo de actos terroristas.

No tendréis mi odio #Barcelona

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diez − dos =