La una por la otra y la casa sin barrer. Desde que ocuparon el poder en Ayuntamiento y Comunidad Autónoma, Ahora Madrid y Partido Popular comenzaron una guerra política que tiene como principal perjudicada a la ciudadanía de la capital. Ha pasado con el proyecto de la Cooperativa de Cuatro Caminos, con el estadio Metropolitano, con instalaciones culturales, con fiestas y pesebres y, ahora, con las becas comedor de las Escuelas de Educación Infantil (EEI) del Ayuntamiento de la capital. Ambas partes tienen razón y dejan de tenerla al mismo tiempo.

Todo comienza el 5 de mayo de 2016 cuando el Ayuntamiento de Madrid decide de forma unilateral sacar a las EEI de carácter municipal de la Red Pública de Educación. El razonamiento de los munícipes fue que deseaban acabar con la “subasta” en que se habían convertido las licitaciones de los 54 centros derivados. Marta Higueras, primera teniente de Alcalde de Madrid, incidía en que los pliegos de condiciones debían estar más centrados en los valores educativos que en el mero cuidado. Rafael Van Grieken, consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, ya advirtió que salirse de la red pública supondría la pérdida del 60% de la financiación autonómica. Unos 8 millones de euros.

 

Y tampoco acceso a las becas escolares

En aquel momento, los concejales de Ahora Madrid no hicieron reclamación alguna al consejero o la presidenta de la Comunidad. Preferían autogestionar los EEI y decidir libremente las condiciones de los pliegos y a quién asignarlos. Querían quitar contratas a empresas de servicios o de limpieza, para entregárselo a cooperativas y empresas educativas. Además, de esta forma, insistieron habría una mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y se podrían bajar las tarifas que pagaban los ciudadanos. Salvo en el caso de la EEI Fernando el Católico (Chamberí) donde se despidió a más de la mitad de la plantilla obviando la licitación.

La sorpresa para Marta Higueras ha llegado cuando ha ido a reunirse con los técnicos y el consejero de Educación. Al haber quedado fuera de la red pública, no tienen derecho a percibir becas de comedor. Desde la Consejería se advierte que es “completamente incoherente salirse de la red y querer seguir disfrutando de sus mismos servicios”. Para la Comunidad los EEI del Ayuntamiento, aunque de propiedad pública, son como otras guarderías y EEI privados. Deben cumplir la normativa general pero no las obligaciones de la red pública y por tanto tienen entidad privada en sí. De igual forma recuerdan que no pertenecer a la red pública supone no tener financiación, becas comedor, asistencia para menores con necesidades especiales, o ser parte de los procesos generales de admisión del alumnado.

 

Las quejas del Ayuntamiento de Madrid

Marta Higueras, en declaraciones a la cadena SER, ha sido contundente: “Es evidente que nosotros discrepamos toda vez que las escuelas municipales están sostenidas con fondos públicos y, por lo tanto, no pueden ser equiparadas nunca a una privada”. En el consistorio madrileño se han mostrado sorprendidos porque no esperaban esta reacción y, aunque suponga hacer un esfuerzo extra, asumirán el coste de las becas.

“Estas ayudas están dirigidas a familias vulnerables, en una situación de dificultad grave y nosotros entendemos que esa ayuda de comedor es un acicate más para que los niños se puedan acercar a la escuela” ha concluido Higueras. Van a seguir, insisten, en la potenciación del bilingüismo, la cualificación del profesorado, los proyectos educativos innovadores o sistemas de trabajo en favor de la calidad de enseñanza. También han indicado que siguen con su firme propósito de abrir otras 7 EEI más para llegar a las 65.

Cristina Cifuentes y Manuela Carmena siempre dicen que se llevan muy bien y que existe fluidez en la comunicación. Pero esa guerra soterrada por cada centímetro de ideología o de milésima mediática que tienen acaba perjudicando a la ciudadanía.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. El titular es totalmente falso y tendencioso, o lo es la noticia. No se puede escribir en grandes y llamativas letras que 1300 niños se quedan sin beca de comedor, si luego en el cuerpo se lee: “En el consistorio madrileño se han mostrado sorprendidos porque no esperaban esta reacción y, aunque suponga hacer un esfuerzo extra, asumirán el coste de las becas.”
    Luego nos preguntamos por el papel que los medios de comunicación juegan en nuestra democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 4 =