La opinión de un profesor (IX)

Metodología e Imitación

0

[INTRO: No hace mucho, un artículo mío titulado La estafa bilingüe se convirtió en viral, recorrió España, algo de América y apareció en multitud de periódicos, radios, televisiones, blogs, foros, etc., echen un ojo por ahí… Sorprendido por la repercusión, he decidido trasladar la fórmula a todos los ámbitos de la práctica educativa. O se afronta este problema: o no hay solución. Con esta finalidad constructiva nace la serie]

[SEGUE]

15. METODOLOGÍA

No termino de entender por qué la metodología en las aulas es siempre parte fundamental del debate educativo. Una Ley puede explicar lo que pretende, incluso puede delimitar los medios con los que se va a intentar conseguir un fin concreto, pero a nadie se le ocurriría prescribir las técnicas para diseñar un puente, dar los cálculos resueltos a una arquitecta o el procedimiento a seguir en una operación de un tumor cerebral; en general las leyes deben ser más marcos para generar comportamientos que prescriptoras, esto último encubre pobreza cultural y democrática. Existen profesionales muy respetables y cualificados que cobran, precisamente, por hacer ese trabajo y, muchas veces, lo que construye un nombre en las profesiones liberales es la originalidad, combinada con el éxito de los proyectos. No termino de entender por qué todo el mundo sabe de Enseñanza; en parte, puede deberse a esta confusión premeditada de Educación y Enseñanza, educamos todos pero para enseñar a hacer integrales normalmente deberíamos confiar en una persona experta en Matemáticas y sus destrezas.

Esta voracidad metodológica sólo sirve para justificar toneladas de euros invertidos en gente que habla y habla e imagina pero que jamás se ha puesto un casco de obra o unas botas de seguridad. No se debe nombrar la Metodología en la legislación, la técnica quirúrgica es del profesional, no quiero parecer reiterativo pero eso sólo sirve para justificar el trabajo de gente que no da clases, provocando una sima insondable entre estos teólogos del Paraíso y los misioneros que han de dar de comer y preservativos. Y vuelvo a iterar: ésta es la clave de la pérdida de Autoridad del profesorado, expuesto al albur de la Administración, del alumnado que puede aprobar hasta por defecto de forma en caso de reclamación, o de los tutores legales que deciden si enseñas bien o no Mecánica Cuántica.

Todo esto forma parte de un modelo social con el que debemos ser críticos; no creo en la asepsia apolítica, que suele encubrir fascismo o ignorancia (o los dos). Si uno pregunta a la chavalería rusticana de nuestras clases, su primera queja es no saber ni qué ni para qué estudian, no se les ocurre cómo conectar unas materias con otras o qué relación tienen éstas con su vida particular, con su momento histórico o personal; no se les ocurre que la Cultura tenga que ver con su situación social, con las tradiciones que heredan, las creencias, los modelos de comportamiento o la Ética y la Economía y el mercado laboral en el que entrarán, es cómo si fueran parte de la argamasa de una losa megaconservadora que les impide todo movimiento en el interior del conocimiento; están atrapados incluso estudiando, no digamos sin estudiar…

En la solapa de un ensayo de Chomsky sobre Enseñanza leo:

“Frente a la idea de que en nuestras escuelas se enseñan los valores democráticos, lo que realmente existe es un modelo colonial de enseñanza diseñado primordialmente para formar profesores cuya dimensión intelectual quede devaluada y sea sustituida por un complejo de procedimientos y técnicas; un modelo que impide el pensamiento crítico e independiente, que no permite razonar sobre lo que se oculta tras las explicaciones y que, por ello mismo, fija estas explicaciones como las únicas posibles. Raras veces los profesores piden a los alumnos que analicen las estructuras políticas y sociales que informan sus vidas. Raramente se insta a los estudiantes a que descubran la verdad por sí mismos”.

Pues ya está, para eso sirve esta borrachera de metodología que no es inútil, sino muy útil para producir carne picada para esta gran hamburguesería también conocida como Sistema Educativo.

16. IMITACIÓN

No hace falta ser psiquiatra de Harvard para observar en nosotros mismos que el mundo de los afectos, la aceptación e integración en los grupos sociales a los que pertenecemos, en que nos encontramos o perseguimos, son la base de nuestra imagen y nuestro comportamiento. Me hacen gracia estos panolis que se ríen de los perroflautas y, sin embargo, admiran a bobos solemnes henchidos de seriedad, con corbatas y flequillos repeinados o mechas y bolsos de Gucci, tanta gracia como quien se cree intelectual porque lee u oye la mierda que le dictan desde los medios adecuados, eso sí, con ropa “casual”. Un poco de Erasmo y su parodia de lo humano amparada en el subterfugio de la Locura nos vendría muy bien, o unos higos secos en la recachita del sol de invierno con el Perro…

Las Leyes deberían preocuparse más por prestigiar el oficio de Enseñar, de investirlo de Autoridad y relevancia, de mantener contento a un cuerpo al que habría que exigirle resultados reales y no estadísticas sin significado. Si España fuera un país culto, entonces se notaría en nuestro comportamiento; vean, constaten, seamos realistas: luego no lo somos. Esto se llama “Modus Tollens”, y es una ley lógica que se estudia en 1º de Bachillerato. Deberíamos ser extramadamente exigentes con un profesorado que, lejos de la responsabilidad, vivimos entre la inoperancia y el miedo acostumbrados ya a que: si mantienes al alumnado con una cierta disciplina en tus clases, no se agreden entre ellos y no hay resultados llamativos (como podrían ser todos suspensos o todos sobresalientes, p. ej.) nadie, absolutamente nadie, repito: ¡nadie! se va a preguntar si ese alumnado está aprendiendo algo. Nadie. A nadie le importa. Enseñar hoy es pasar desapercibido, he aquí el oficio docente en España. Yo soy partidario de privilegiar este oficio, y de exigir más que a nadie resultados: en forma de exposiciones y trabajos públicos, implicación en las poblaciones (conciertos, conferencias… esto es: coordinación entre las instituciones de Cultura y Educación, que sorprendentemente ¡trabajan por separado!), repercusión real en la vida del alumnado y sus familias…

Ya lo sé: esto es imposible. Hay una parte de este país que es tan conservadora que ni va a leer este artículo ni lo va a terminar, si lo empezó. Porque en el fondo el debate Educativo es un debate sobre la sociedad que queremos; y mi intención aquí es desvelar lo cutres que somos, el desprecio y desdén tan profundo que ejercemos contra nuestra juventud (esos hijos e hijas por los que daríamos la vida, decimos…) para mantener esta idiosincrasia celtibérica tan “graciosa” y turística.

Llegar a tener un profesorado comprometido y profesional es tan complicado como conseguir un cambio de tendencia en los resultados educativos; nos movemos en espirales sobre un eje. No podemos modificar linealmente los fenómenos complejos, pero si la futura Ley Orgánica de Educación consensuada acertara a crear condiciones de trabajo en vez de prescribir para justificar los salarios de los profesionales del asesoramiento (si se oyera al profesorado, verbigracia), quizá tuviéramos maestras emocionadas oyendo fugas de Bach e intentando transmitir los motivos de esa pasión. Si no, nuestros discentes seguirán pintando portales de Belén o penitentes, los niños jugando a perseguir al morito en los patios de recreo o acosando y agrediendo a la “freaky” de turno porque es diferente… La imitación, los modelos de comportamiento son la base de la Educación y eso no se regula por Decreto; a quienes imitamos, he ahí el magisterio; cuando nos quejemos de la juventud: mirémonos al espejo.

Que no nos engañen más, por favor.

[SEGUE]

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorBanco Popular perdió en 2016 un total de 3.485 millones de € que cubrió con la ampliación
Artículo siguienteLos jueces afirman que la plataforma “Blablacar” es legal
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =