La opinión de un profesor (II)

La Moral y los Servicios

1


[INTRO: No hace mucho, un artículo mío titulado La estafa bilingüe se convirtió en viral, recorrió España, algo de América y apareció en multitud de periódicos, radios, televisiones, blogs, foros, etc., echen un ojo por ahí… Sorprendido por la repercusión, he decidido trasladar la fórmula a todos los ámbitos de la práctica educativa. O se afronta este problema: o no hay solución. Con esta finalidad constructiva nace la serie]

[SEGUE]

3. MORAL Y RACIONALISMO

 En general, no se enseña para vivir. Una falsa idea de la tolerancia, que no exige un discurso público analizable a quien usa la libertad; un relativismo ramplón que en vez de promover la doble valoración de los sistemas, desde su interior y desde fuera, ha igualado la estupidez con el pensamiento, la fe con el método científico; la disociación de la capacidad de valorar éticamente respecto de la formación cultural, a pesar de los diagnósticos de los estudiosos (Kohlberg, verbigracia, estudiado y jamás aplicado) y de nuestra experiencia docente: cuanto menos sabe el alumnado, más difícil es exigirle responsabilidad y empatía… todo esto ha devuelto los centros a la moral maniquea.

Se huye de la realidad. Supuestamente hay educación sexual, pero no se habla ni se muestran imágenes de placer, coito, masturbación, técnicas o variantes de las relaciones, resultado: apariencia de progreso, represión igual o peor… y todo ello anteponiendo el criterio de los tutores legales al de los profesionales de la enseñanza.

No se habla del dolor humano, del sufrimiento, de la depresión o el hedonismo, se identifica el consumo de estupefacientes con la delincuencia y desgajado de su historia y uso terapéutico, festivo, extático, mágico, artístico, resultado: hipocresía de adictos de fin de semana, víctimas del uso inadecuado de los psicotrópicos… y todo ello anteponiendo el criterio de los tutores legales al de los profesionales de la enseñanza.

Se habla de violencia de género, pero siempre que el modelo patriarcal familiar heredado de la religión socialmente dominante (judaísmo, cristianismo e islam) no se ponga en duda, se normaliza la coexistencia de instituciones que ni siquiera permiten la presencia de mujeres entre sus directivos con un modelo educativo supuestamente igualitario, resultado: opresión frustrante… y todo ello anteponiendo el criterio de los tutores legales al de los profesionales de la enseñanza. Con la excusa de la libertad religiosa, se escinde la racionalidad de unos estudiantes a quienes se exige rigor científico en las materias y, sin embargo, la asunción acrítica de creencias en espíritus, trasgos, mundos inmateriales, muertos vivientes, infiernos, paraísos y ojosquetodoloven y que curiosamente tienen debilidad por sus devaneos sexuales especialmente si eres una muchacha, resultado: miedo de secta y control… y todo ello anteponiendo el criterio de los tutores legales al de los profesionales de la enseñanza….

Podríamos evocar toneladas de ejemplos diarios de mala práctica que permite a los moralistas campar a sus anchas por los centros docentes, cuando el Estado tiene la obligación de promover el debate ético y proporcionar herramientas para librarse del tradicionalismo que prefigura tus opciones en la vida… y todo ello anteponiendo el criterio de los tutores legales al de los profesionales de la enseñanza. La Administración no se atreve a enfrentarse al conservadurismo tradicional: nótese, cada uno puede creer lo que le dé la gana, pero en una sociedad libre la Razón entendida como debate público no puede ser frenada por ninguna creencia, no son comparables, son incomensurables; esa dinámica, ese diálogo es la libertad… lo otro es moral, gazmoñería, pacatería, ñoñería, el territorio favorito de los totalitarios que lo saben todo como Dios manda.

La Enseñanza es motor de cambio si hay una confrontación entre la información asumida y el modelo familiar, en ese diálogo aparece la libertad, a no ser que admitamos la virginidad o el burka por cojones… y todo ello anteponiendo el criterio de los tutores legales al de los profesionales de la enseñanza.

Por esta basura intelectual se pone en duda la Filosofía, el Arte, la Música, la Historia (¡objetiva!, dicen), la Literatura o la Ciudadanía… después llegarán la Biología, la Química, la Física… Hay que devolver la Enseñanza a la Razón, las creencias para cada cual, y sin confundir; exponer a la crítica pública tus conocimientos no es equiparable al oscurantismo de la fe, no son opciones elegibles; aquello es conocimiento, esto vida privada a tu gusto que no tiene por qué ser el de los otros. La Enseñanza o es laica o es proselitismo; el laicismo no excluye, da el instrumental para elegir.

4. ATENCIÓN EN LOS CENTROS EDUCATIVOS

La enseñanza no es un acto aislado en un aula, es una actuación de equipo y no sólo de docentes; ya hemos señalado la necesidad de la presencia activa y permanente de los servicios sociales en los centros. Ésta debería ser una piedra angular del Sistema, porque es la conexión con la sociedad real, es la verdadera atención a la diversidad… que no puede ser trabajo de un sólo profesor… ahora mismo la atención a la diversidad es una mentira que consiste en constatar que la normativa la prevé, y en largar un problemón a una profesora que debe atender entre casi treinta chavales diferentes a gente que requerirían una actuación personalizada; un alumno singular puede estar en un aula con los demás, pero siempre si tiene alguien que atienda sus necesidades; en veinte años de trabajo sólo he conocido un par de casos así, vinculados a la movilidad y después de mucho exigir los progenitores y en condiciones laborales lamentables para los monitores.

Atención a la diversidad es disponibilidad de personal para trabajar en equipo en un aula y poder sostener un ritmo educativo que a cada cual llegue distinto. Que una sola persona cante tres canciones distintas simultáneas lo dejamos para los genios que tanto saben…

Con un psicólogo o psicopedagogo cada 700 alumnos la orientación educativa no puede ser sino una figura decorativa; eso es normativista, una vez más, pero no sirve para nada; el diagnóstico y el tratamiento de las dificultades de aprendizaje es una actividad privatizada que sólo quienes pueden pagar disfrutan y eso incluye información y preocupación por parte de estos tutores, en un centro educativo pensar que un psicólogo puede llevar adelante su labor en solitario es otra estafa más de un sistema que no quiere funcionar, y recordemos que en Andalucía en Primaria el orientador es compartido por centros agrupados…

Hay que invertir la responsabilidad, los primeros interesados y los responsables principales de la Educación de un niño, de una adolescente, son sus tutores legales; cuando el discente falla, casi siempre la respuesta a cuáles son los motivos yace en el seno familiar. La enseñanza, y sobre todo en las edades más tempranas, puede contribuir a la educación, a la formación integral de la persona, pero tal y como están ahora las cosas los centros educativos son guarderías donde durante años sectores enteros de la población, a los que se debería exigir la responsabilidad de la crianza y protección de los menores, depositan a su descendencia, sueltan la responsabilidad y ¡encima pueden exigir resultados!

Una buena coordinación con los Servicios Sociales citados y una exigencia de responsabilidad real a las familias provocarían una cadena de actuaciones y efectos que repercutirían en una mejora de la sociedad, y no esta especie de lucha titánica en la que un docente abandonado por las instituciones trata de cambiar ¿qué?… ¿a quién le importa? Esto o es ignorancia de los legisladores o es que la marginación se asume como cronificación natural de una enfermedad del cuerpo social. Si la escuela sirve para algo, ahí debería cambiar; el problema es que el incomodo de las familias detrae votos, así de simple.

[SEGUE]

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorManuel VALLS, un paso adelante
Artículo siguienteSimplemente un cuento
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

1 Comentario

  1. Cuando el sistema empieza a segregar a nuestros niños y niñas desde infantil, prelectura y precálculo, no puedes esperar más que fracaso en un buen porcentaje de primaria. Las pretensiones académicas del sistema no son compatibles con la realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 5 =