Madrid inicia uno de sus proyectos más importantes de crecimiento y expansión de las últimas décadas: la ‘Operación Chamartín’. Pero Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, no tendrá fácil el desarrollo del proyecto. Ni siquiera su equipo de Gobierno se pone de acuerdo en la conveniencia de un proyecto que en el que se estima que se construirán 10.500 viviendas, la mayoría de alta gama y apenas 4.000 públicas.

El Ayuntamiento ha aprobado de forma inicial el plan Madrid Nuevo Norte, el desarrollo urbanístico del entorno de la estación de Chamartín en el que está previsto levantar un espacio de oficinas con la torre más alta de España, de 70 plantas. El proyecto está pactado con el Ministerio de Fomento bajo dos Gobiernos -el de Mariano Rajoy y el de Pedro Sánchez– y cuenta con la aprobación de la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP.

Hemos hablado con concejales de Ahora Madrid, en el equipo de Gobierno de Manuela Carmena, en el Ayuntamiento de Madrid, que se muestran críticos con el proyecto, o totalmente contrario a su concepción actual. El actual concejal de Hacienda, Jorge García Castaño se muestra favorable al proyecto.

Se estima que se construirán 10.500 viviendas, la mayoría de alta gama y apenas 4.000 públicas

La aprobación inicial del plan desbloquea un proyecto que lleva ya más de 20 años de retraso. La inversión mínima se ha fijado en de 1.700 millones de euros, de los cuales, casi unos 1.200 millones, tendrán que asumirla los principales propietarios de los terrenos sobre los que se levantará este pelotazo urbanístico al norte de la capital, que serán las administraciones públicas como nos ha señalado el concejal Carlos Sánchez Mato.

En declaraciones a Diario 16, Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid y portavoz de IU Madrid, ha afirmado que el proyecto “Madrid Nuevo Norte”, presentado para el desarrollo del entorno de la estación de Chamartín, “se ha acabado situando muy lejos de nuestra apuesta por un urbanismo participativo, que ponga en el foco de los desarrollos las necesidades sociales y el reequilibrio territorial y que el suelo público sea plenamente destinado a intereses colectivos y no a especulativos de una élite económica y financiera”.

“Es un proyecto que busca garantizar el máximo beneficio de bancos y constructoras”

Mauricio Valiente denuncia falta de transparencia en los documentos vinculados al convenio entre ADIF y DCN. “Seguimos creyendo en la transparencia. En la gestión colectiva y en la máxima protección de los recursos públicos y naturales”, ha señalado el portavoz de IU Madrid.

Para Valiente, “Madrid Nuevo Norte”, es un proyecto “que busca garantizar el máximo beneficio de bancos y constructoras”, y acusa “la ausencia de zonas verdes reales”, pero sobre todo, Valiente en conversaciones a este diario, se muestra contrariado “por el varapalo a la participación ciudadana, destrozando el proyecto que colectivamente se había pensado con ‘Madrid Puerta Norte’”. El líder de IU Madrid continuará con “su firme oposición al proyecto”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seguimos apostando por generar un consenso con todos los actores sociales implicados, explorando todas las vías para conseguirlo, rectificando todo lo que sea necesario para atender las demandas de las vecinas y vecinos de Madrid.

“es un grave error que la Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid haya cedido a las presiones de quienes especulan con el suelo en la capital del Estado”

El tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid muestra a este diario su esperanza, que en el periodo que se abre desde hoy hasta su aprobación en el Pleno, “pueda abrirse el diálogo nuevamente e incorporarse a todos y todas las modificaciones que sean necesarias, poniendo en el centro del debate el interés colectivo, frente a los intereses privados”.

Jorge García Castaño, concejal delegado del Área de Gobierno de Economía y Hacienda, se ha mostrado favorable al proyecto ‘Madrid Nuevo Norte’, por que “mejora sustancialmente el planteamiento actual”. Castaño en conversaciones con este diario, cree que uno de sus fuertes “es un 36% más de vivienda pública”.

Carlos Sánchez Mato concejal presidente de los distritos de Vicálvaro y La Latina y exdelegado del Área de Gobierno de Economía y Hacienda, considero que “es un grave error que la Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid haya cedido a las presiones de quienes especulan con el suelo en la capital del Estado”.

Las administraciones públicas, “son propietarias de la mayor parte de los terrenos afectados”

Sánchez Mato señala que las administraciones públicas, “son propietarias de la mayor parte de los terrenos afectados, deberán asumir 1.200 millones de los 1.700 en los que está presupuestado el proyecto– y deberían reconsiderar la ordenación de esta pieza estratégica de la ciudad, abriéndose a la participación ciudadana efectiva, para resolver las necesidades dotacionales y funcionales del entorno”.

Sánchez Mato considera que se debe crear “una oferta de vivienda social de alquiler además de empleo de calidad, y evitar los graves impactos ambientales y territoriales negativos que sin duda se derivarían de la propuesta de ‘Madrid Nuevo Norte’”, ha señalado a este medio.

Rommy Arce concejala presidenta de los distritos de Arganzuela y Usera, siempre se ha posicionado en contra de ‘Madrid Nuevo Norte’ y lo considera “además de un incumplimiento flagrante del programa de Ahora Madrid”, y “una claudicación ante la banca y los partidos del régimen”.

“no puede haber consenso en incrementar la desigualdad entre el norte y el sur de la ciudad”

La presentación del proyecto el pasado jueves, para Arce en declaraciones a Diario 16, representa el consenso con PP, Cs y el PSOE como una victoria política. “Creo que todas sabemos quién sale ganando con este pelotazo, desde luego no los barrios del sur de Madrid, ni los trabajadores pobres de nuestra ciudad”, ha señalado.

“No solo nos comprometía el programa, si no también ‘el Pacto contra la especulación y por el derecho a la ciudad de Madrid’,
que suscribimos”, señala la concejala de Ahora Madrid. En declaraciones a este medio, Arce se “escandaliza que se hable de consensos cuando no se ha escuchado a las asociaciones de vecinos”, ni tampoco a organizaciones sociales como Ecologistas en Acción, la FRAVM y mucho menos “a las organizaciones políticas que conformamos Ahora Madrid (Ganemos, IU o Anticapitalistas)”.

Rommy Arce tiene muy claro que “no puede haber consenso en incrementar la desigualdad entre el norte y el sur de la ciudad, en una de las regiones más segregadas de Europa”, ha denunciado. Tampoco puede haber consenso “en mantener inversiones despilfarradoras, o en infraestructuras con cargo a las arcas públicas” y nos señala como ejemplo el traslado de las instalaciones del Canal Isabel II, o el traslado de las cocheras de la EMT.

Para la concejala no puede haber acuerdo “en dar la espalda a las necesidades de equipamientos para los barrios y mucho menos puede haber beneplácito en la construcción de 26 torres que convertirán ese ámbito en un centro financiero al estilo de la City de Londres, con consecuencias medioambientales y de movilidad muy lesivas para la región de Madrid”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 17 =