El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, acaba de anunciar un acuerdo dentro del Consejo de Seguridad del organismo internacional, por el cual los cinco miembros permanentes que mantenían su derecho a veto, (Rusia, Francia, China, Reino Unido y los Estados Unidos) han renunciado a ese privilegio; al menos en las resoluciones que traten temas como el genocidio, los crímenes de guerra, los crímenes contra la Humanidad, la defensa de los Derechos Humanos y la asistencia humanitaria.

La ONU considerada como una asociación de gobierno global y conformada prácticamente por todos los Estados del planeta, se fundó en octubre de 1945 con el fin de conseguir la cooperación mundial y promover la paz en el mundo. Su mayor logro fue la proclamación en 1948 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En su Carta de fundación recoge su intención de promover un Derecho internacional que difundiera y sentara las bases sociales, económicas y humanitarias que consolidaran los Derechos Humanos y la paz, así como su potestad para arbitrar conflictos internacionales y la creación de la Corte Internacional de Justicia

Pero a pesar de sus buenas intenciones, el control y el derecho a veto de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, ha impedido que su funcionamiento sea el deseado. Sin ir más lejos, en el reciente conflicto palestino/israelí, no se pudo sacar adelante ninguna resolución para detener la masacre de civiles palestinos, por el veto estadounidense. Situación que se ha repetido hasta en 250 ocasiones, desde su creación (pero deben ser muchas más, porque muchas resoluciones fueron votadas en secreto y a puerta cerrada), primando los intereses de los países con gran poder, y permitiendo la impune infracción de los Derechos Humanos, negando la asistencia humanitaria o promoviendo el estallido de guerras. Veto, curiosamente procedente, de alguno de esos cinco países, que son quienes mayor industria armamentística poseen.

El acuerdo sin precedentes, marca un nuevo comienzo para la humanidad y consigue un sueño que han reclamado muchos personajes públicos y organizaciones tan prestigiosas como Amnistía Internacional. El logro, aún no se sabe a ciencia cierta cómo se ha conseguido, ni cómo han aceptado perder su privilegio los países dominadores del panorama mundial. Voces oficiosas y de poca credibilidad, han empezado a hacer circular por Internet el rumor de que se debe a un próximo anuncio de vida extraterrestre, y que en última instancia han sido alienígenas quienes han forzado a adoptar este cambio radical en la política global. Razón, aparentemente absurda, pero la única que, en mi opinión, puede explicar tan grata y revolucionaria noticia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
VíaNoticias Imaginarias
Compartir
Artículo anteriorEl día que Castro puso en su sitio al Papa
Artículo siguienteEl 21 de diciembre, el TJUE publicará la sentencia sobre las cláusulas suelo

Martius Coronado (Vva del Arzobispo, Jaén 1969). Licenciado en Periodismo, Escritor e Ilustrador. Reflejo de la diáspora vital de vivir en Marruecos, USA, UK, México y diferentes ciudades españolas, ha ejercido de profesor de idiomas, jornalero, camarero, cooperante internacional, educador social y cómo no, de periodista en periódicos mexicanos como La Jornada, articulista de revistas como Picnic, Expansión, EGF and the City, Chorrada Mensual, RCM Fanzine, El Silencio es Miedo, también como ilustrador o creador de cómics en diferentes publicaciones y en su propio blog.
La escritura es, para él, una necesidad vital y sus influencias se mezclan entre la literatura clásica de Shakespeare o Dickens al existencialismo de Camus, la no ficción de Truman Capote, el misticismo de Borges y la magia de Carlos Castaneda.

Libros:
El Nacimiento del amor y la Quemazón de su espejo: http://buff.ly/24e4tQJ (Luhu ED)
EL CHAMÁN Y LOS MONSTRUOS PERFECTOS http://buff.ly/1BoMHtz (Amazon)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × uno =