La mujer a la que un juez de Córdoba ha enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza por haber matado presuntamente a su pareja, desaparecida desde el pasado mes de octubre y cuyo cadáver ha sido hallado con signos de violencia en la vivienda que ambos compartían en la plaza de la Fuenseca, retiró una denuncia por malos tratos contra su pareja después de denunciarlo en 2014. El juez decretó para él una orden de alejamiento pero meses después ella, de 40 años, retiró la denuncia por malos tratos y ambos volvieron a convivir juntos.

El cadáver de este individuo, de unos 50 años, fue hallado momificado y con heridas de arma blanca entre los escombros de la casa que ambos habitaban, después de que la familia de él denunciara el pasado enero su desaparición y los vecinos alertaran de un fuerte olor en la zona. Testigos de la pareja han asegurado que los gritos y peleas eran habituales y también que sufrían problemas de drogadicción.

La autopsia realizada al cadáver certifica que podría haber muerto por herida de arma blanca en octubre pasado, fecha de su desaparición.

La detenida ha guardado silencio tanto ante las fuerzas de seguridad que la han detenido este pasado fin de semana como ante el titular del juzgado de instrucción número 2 de Córdoba, que ha la enviado a la prisión de Alcolea.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − quince =