Esta madrugada la Organización Internacional del Trabajo ha publicado su informe de Perspectivas sociales y del empleo en el mundo-Tendencias 2017 (AQUÍ). En este estudio global se hace hincapié en la desaceleración de la recuperación económica y las consecuencias que tiene en la creación de empleo decente. La OIT no se atreve a hacer una previsión de crecimiento económico, dada la incertidumbre global tanto política como económica.

Este estancamiento de la economía mundial se proyectará en lo referente al empleo en tres aspectos: la creación de una cantidad suficiente de empleos; la mejora de la calidad del empleo que se crea; los beneficios de ese crecimiento invertidos en políticas inclusivas. Según el informe, “En todo el mundo, los países afrontan el doble desafío de reparar los daños provocados por la crisis y de crear oportunidades de empleo de calidad para los nuevos participantes en el mercado de trabajo”.

La OIT hace una previsión muy pesimista respecto al comportamiento de la creación de empleo

La OIT hace una previsión muy pesimista respecto al comportamiento de la creación de empleo a nivel mundial en 2017. Los niveles de desempleo seguirán creciendo debido al incremento de la mano de obra, que siempre estará por encima del número de empleos creados. Se prevé que la tasa de desempleo mundial crezca en un 0,1% respecto a 2016. “Este aumento supone 3,4 millones más de personas desempleadas en todo el mundo, con lo cual el desempleo total superaría los 201 millones en 2017”.

La OIT establece como causa principal de este repunte se halla en el estancamiento o en las economías en recesión de los países emergentes. En cambio, en los países desarrollados la OIT prevé que se reduzca el desempleo. Aunque este dato pueda parecer positivo “se espera que el ritmo de esta mejora se reduzca, y hay señales de que el desempleo estructural está empeorando”.

“hay señales de que el desempleo estructural está empeorando”

 

“Empleos vulnerables”

En referencia a la calidad, la OIT hace hincapié en los altos niveles de trabadores con empleos vulnerables (1.400 millones de personas). En concreto, en 2017 un 42% de los trabajadores tendrá un empleo precario. “Casi la mitad de los trabajadores de los países emergentes tienen empleos vulnerables. En los países en desarrollo, cuatro de cada cinco trabajadores están en esta situación. Por ello se espera que la cantidad de trabajadores con empleos vulnerables en todo el mundo aumente en 11 millones cada año”, se confirma en el informe.

La Organización Internacional del Trabajo alerta de que tanto en 2016 como en sus perspectivas para 2017 el ritmo de disminución de los niveles de trabajadores pobres está cayendo. “Si bien los valores absolutos de trabajadores pobres han disminuido en años recientes, el ritmo de esa disminución se está reduciendo. En los países en desarrollo, la cantidad de trabajadores pobres está aumentando”. La OIT prevé que en los países en desarrollo el número de trabajadores pobres se incrementará en 3 millones cada año.

“los países en desarrollo, la cantidad de trabajadores pobres está aumentando”

En el informe se alerta de que el escaso crecimiento de la productividad y del acelerado incremento de la desigualdad podría generar un estancamiento económico que provocaría el incremento de las tasas de desempleo, sobre todo en las economías desarrolladas. “En este sentido, es necesario que las políticas que buscan resolver las causas subyacentes del estancamiento temporal y las limitaciones estructurales al crecimiento sean incorporadas en políticas macroeconómicas y se conviertan en una prioridad. La OIT estima que un esfuerzo coordinado centrado en brindar estímulos fiscales que considere el margen fiscal de cada país impulsaría inmediatamente la economía mundial”. Esto incrementaría la demanda de inversión y, por tanto, un incremento de la creación de empleo.

La OIT estima que la economía europea se desacelerará en un 0,2%, salvo en Grecia y España, que crecerán en niveles superiores al 2%. Esta desaceleración generará mucha debilidad en la creación de empleo. Como consecuencia de ello, los expertos de la OIT llaman la atención sobre el incremento de los contratos a tiempo parcial. España es el país de la UE, junto con Italia, donde más ha crecido la contratación con jornadas inferiores a las 40 horas semanales, situándose nuestro país a la cabeza de la parcialidad involuntaria junto a Chipre. En referencia al tipo de contrato, España sigue encabezando la temporalidad con una tasa que supera la media europea en un 13,7%.

España sigue encabezando la temporalidad

La situación económica europea y las políticas de empleo de los países de la UE han provocado que los trabajadores tengan que aceptar empleos muy por debajo de sus expectativas y a la cronificación de esta involuntariedad ya que no son algo temporal para aspirar a un empleo de mejor calidad tanto a nivel salarial como de condiciones laborales. España está muy por encima de la media europea ya que un 90% de los trabajadores son temporales forzosos mientras que en Europa son un 62%. En referencia a la jornada a tiempo parcial forzada, España tiene una tasa del 60% mientras que la media de la UE es del 27,5%.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 4 =