España e innumerables países europeos en general han necesitado demasiados años para evolucionar en diversos aspectos. Una clara muestra de ello reside en la sexualidad, existiendo a día de hoy mucha más libertad y tolerancia respecto a los gustos de cada individuo, las prácticas que lleva a cabo en su intimidad, etcétera.

Otro ejemplo es el de los productos eróticos. En otros tiempos aquellas personas que optaban por comprarlos lo realizaban con temor a las opiniones vertidas por sus familiares, amigos o conocidos. Sin embargo, a día de hoy cualquier usuario que accede para adquirir artículos similares a los vendidos en un sex shop online como Vibralia.com lo hace sabiendo que no tendrá que soportar ningún comentario negativo a raíz de haber llevado a cabo dicha acción.

Juguetes íntimos: un producto de consumo como cualquier otro 

Las visitas tanto a tiendas online como a establecimientos físicos ya no acarrean miradas de reojo, siendo muy reducido e incluso nulo el nivel de vergüenza por parte de quienes se decantan por realizar su primera compra en un negocio de este tipo. De hecho, es habitual que los consumidores conversen con los profesionales del negocio para que les orienten sobre qué artículos son los más adecuados en función de sus necesidades y gustos personales.

Pero, ¿por qué ahora se consideran productos de consumo y anteriormente el recelo se apoderaba de las personas que hablaban de ellos? En primer lugar debe mencionarse el hecho de que el progresismo se ha ido instaurando poco a poco en la sociedad. Ciertamente los comportamientos retrógrados siguen haciendo mella en algunos sujetos, pero cada vez son más numerosos los individuos que se muestran tolerantes en todos los sentidos.

Ello viene dado ya a edades tempranas. Paulatinamente en una mayor cantidad de centros de educación primaria e institutos van impartiéndose sesiones de educación sexual que llevan siendo de gran ayuda desde hace años. Y es que quienes actualmente tienen edades comprendidas entre los 25 y 35 años, considerados como unos de los primeros en empaparse de este tipo de lecciones en sus respectivas escuelas, hacen gala de una libertad sexual impagable que, a su vez, era impensable en décadas anteriores.

Por otra parte, las sex shop online también han sido de gran ayuda. Por muy normalizados que estén los productos eróticos siguen habiendo personas que a causa de unos u otros factores no se atreven a dar el paso de acceder a una tienda erótica principalmente por temor a encontrarse con algún conocido. Afortunadamente poco a poco este miedo va siendo dejado atrás, lo cual es fruto en gran parte de los comercios electrónicos que facilitan y agilizan considerablemente las adquisiciones de todo tipo de artículos.

Sea cual sea el juguete íntimo que desee un consumidor lo tiene al alcance de un par de clics, desde un consolador de cualquier tamaño y forma hasta dilatadores y kits de lo más sugerentes para disfrutar individualmente o en pareja, aspecto en el que profundizaremos más adelante.

En lo que a la discreción se refiere todos los paquetes son enviados sin que transportistas, vecinos y otros sujetos averigüen que provienen de una tienda erótica. De esta manera el consumidor poco a poco va perdiendo el temor y la vergüenza, normalizando paulatinamente una acción que puede llegar a resultar más que beneficiosa.

 

Los productos de sex shop ayudan a las relaciones de pareja

A los motivos mencionados hasta el momento hay que sumar otro factor que ha dado pie a la actual normalización de esta clase de artículos íntimos. Conforme aumentaron las ventas de los mismos más parejas iban probando diversos productos, compartiendo sus experiencias y progresos con amistades y personas de confianza haciéndoles saber lo positivo que había sido el hecho de incluir en sus vidas desde masturbadores hasta lubricantes de sabores.

Es innegable que con el paso de los años el deseo sexual en la pareja va disminuyendo, pero por suerte existen varios métodos con los que es posible recuperar los niveles presentes en los primeros años de relación. Más allá de los juguetes sexuales otra información interesante hace referencia a las prácticas llevadas a cabo en la cama, desde realizar sugerentes caricias hasta, por supuesto, emplear productos que suponen un soplo de aire fresco y un adiós definitivo a la monotonía.

En ocasiones no es suficiente con ir cambiando de postura, sino que las parejas requieren experimentar nuevas sensaciones que se consiguen haciendo uso de artículos íntimos tanto para él como para ella. Ante lo beneficiosos que son los productos de sex shop para las parejas no es de extrañar que se hayan acabado normalizando hasta los niveles actuales, siendo cada vez más habitual ver en los domicilios de muchos españoles todo tipo de elementos con los que consiguen elevadas dosis de placer mutuo sin que la sociedad les juzgue negativamente por ello.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − 6 =