¡Qué difícil resulta a veces entender las decisiones de los políticos!.

¿Cómo entiende el PP que se “consume” la muerte? Para el Partido Popular morirse no entra dentro de los servicios esenciales y por lo tanto los grava con un 21 % de IVA.

¡Dichoso IVA!. El IVA, el Impuesto sobre el valor añadido. En España se creó en 1986, obligados por la Unión Europea. Existen tres tipos de grabaciones:

  • Tipo superreducido, al 4%, se aplica a artículos de primera necesidad, como alimentos. También se aplica a versiones en papel de libros, periódicos, medicamentos y algunos artículos farmacéuticos.
  • Tipo reducido, al 10 %. Se aplica básicamente a algunos productos alimenticios y a los productos sanitarios, transporte de viajeros, la mayoría de servicios de hostelería y construcción de nuevas viviendas.
  • Tipo general, al 21 %. Se aplica al resto de productos.

Visto así, parece desprenderse que el tipo superreducido se aplica a temas “imprescindibles” como la alimentación; que el reducido es para asuntos de “importancia para la vida” y el general para todo lo demás, cosas “que podemos evitar” consumir en la vida cotidiana.

En 2012, el gobierno del PP decidió modificar los porcentajes de IVA. El aplicado al sector funerario, que hasta entonces tributaban al 8 % (tipo reducido), se subió al 21 %. ¿Dejó de ser un servicio esencial para la ciudadanía? Para las familias que tienen la desgracia y la obligación de utilizar este servicio, les supuso desembolsar alrededor de 500 euros más (dependerá de la ciudad, entre 300 a 700 euros). Hablamos de un gasto de más 5.000 euros, en la mayoría de ocasiones, desgraciadamente imprevisto y que implica solicitar préstamos a muchas familias.

España pasó a ser de los países que aplican el IVA funerario más caro de Europa, junto con Hungría, Croacia y Grecia. En la gran mayoría de los estados europeos: En Italia, Irlanda, Portugal, Suecia, Holanda, Dinamarca, Filandria y Reino Unido, entre otros, los servicios funerarios NO tributan IVA, tal como recomienda una directiva comunitaria.

Panasef ha liderado la petición de la bajada de este IVA, apoyado por varios partidos políticos. En 2014 se presentó al Congreso una propuesta no de Ley, que fue rechazada por la mayoría de los diputados. En 2015 La Asociación CEMENTERIOS solicitó al Gobierno se rebajara el IVA en este sector, pero un silencio sepulcral fue toda la respuesta.

El 22 de marzo de 2017, en la Comisión de Hacienda del Congreso se aprobó una proposición no de ley, para que este IVA se reduzca a un 10 %. La iniciativa partió de PDeCAT y respaldada por el PSOE, recibió el apoyo de todos los grupos políticos excepto del PP. 23 votos a favor, 14 en contra y 4 abstenciones.

Pero días después, el gobierno en Consejo de Ministros decidió no escuchar la opinión del resto de partidos y mantenerlo al 21 %, así como el de la luz y el de los pañales.

Parece que el gobierno considera se puede vivir sin luz y podemos volver a los pañales de tela y lavarlos, pero ¿Cómo evitamos morirnos?

Panasef, PDeCAT, el PSOE, todos los partidos políticos menos el PP y la Asociación Cementerios, hemos ofrecido muchos argumentos, serios y contundentes pero no han convencido al PP que ha demostrado que ve la muerte como UN NEGOCIO. Por ejemplo en Madrid, un ayuntamiento del PP (1991) vendió la funeraria municipal por “20 duros” a una empresa privada que ha obtenido millones de euros de beneficios para sus arcas privadas, pero dejando los cementerios en un pésimo estado de ruina y abandono, sin vigilancia y con pérdida irreparable de patrimonio histórico-artístico-cultural.

Tal vez haya que planteárselo con ironía diciéndoles que los coches fúnebres transportan viajeros (10 % IVA), que son vehículos para personas con movilidad reducida ¡y tanto! (4 % IVA), que nuestra envoltura corporal se convertirá en semillas y ya serán residuos orgánicos (10 %), que no son entierros sino ofrendas florales (10 % IVA), que si la ley me obliga a pagar los gastos del entierro de mi familia, es 1ª necesidad (4% IVA), que no es morirse, es irse a un balneario “perpetuo” (10 % IVA), que no me entierran en sepultura, sino en el armario rehabilitado de la cocina (10 %) y aunque no será una corrida de toros (10 %) os aseguro que mi entierro será todo un espectáculo en vivo (10 %).

Aunque lo que realmente nos gustaría a todos y todas las ciudadanas es que el PP nos facilite la receta mágica para evitar tener que utilizar este servicio. Algunos lo ven como un negocio que todos y todas tendremos obligatoriamente que utilizar, porque…

¡ LA MUERTE NO ES OPTATIVA!!!

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + Nueve =