Puigdemont ha enviado una carta a la prensa, a través de la televisión pública catalana TV3, en la que se autodenomina “El gobierno legítimo de la Generalitat de Cataluña”. Califica la citación de la Jueza Carmen Lamela como “en un sumario sin fundamento jurídico que solo busca castigar ideas. Estamos ante un juicio político”.

En el comunicado, Puigdemont confirma que no acudirá a declarar ante la Audiencia Nacional, como ya adelantó Diario 16, intentará dilatar su comparecencia y politizar las elecciones catalanas del 21 de diciembre. Como ya había indicado su abogado belga, Paul Bekaert, intentará además que su cliente declare desde la capital comunitaria por videoconferencia, posibilidad que ya ha sido negada desde el propio tribunal.

Puigdemont con su incomparecencia quiere obligar a la Audiencia Nacional, si quiere que comparezcan para declarar en el procedimiento, cuando sea admitido a trámite, obligarles a cursar una Orden Europea Detención (OED), al sistema judicial de Bruselas.

El delito de rebelión no se encuentra en la lista de doble incriminación de exención, y por lo tanto la justicia belga tendría que entrar a analizar el fondo del asunto. Si este delito existe también en su código penal, y si además se dan los indicios de que se ha cometido ese delito. Esto es lo que realmente busca la defensa de Puigdemont, que la justicia belga tenga que entrar en el fondo del asunto.

La carta de Puigdemont, además habla de “La desproporción de las penas pedidas por el fiscal” y que la defensa de el expresidente equipara “a delitos como el asesinato o el terrorismo”, lo que a su juicio, “demuestran que estamos ante un juicio político efectuado al dictado del Gobierno del Estado español”.

El comunicado detalla la estrategia procesal del Govern ante la citación de la Audiencia Nacional –avanzada el pasado martes por Puigdemont– basada en una doble fórmula.

Por un lado, algunos exconsellers comparecerán frente a la jueza Carmen Lamela “como denuncia de la falta de garantías del sistema judicial español”, y que ya se encuentan en Madrid. Se trataría del exvicepresident Oriol Junqueras, Raùl Romeva, Carles Mundò, Josep Rull, Joaquim Forn, Jordi Turull y Dolors Bassa.

Por otro, el expresident Carles Puidemont y los exconsellers Ponsatí, Comín, Borràs y Serrret, permanecerán en Bruselaspara denunciar frente a la Comunidad internacional este juicio político”, como indica el comunicado.

En todo caso, el Govern cesado de la Generalitat, quiere dejar claro que “asumirá las penas de prisión que nos esperan como una denuncia de la situación que vive la democracia en España y como un grito a favor de la libertad de nuestro pueblo”.

Así declararán los exmiembros del Govern y de la última mesa del Parlament

Diario 16 elaboración propia

La fiscalía contraria a la declaración por videoconferencia

La Fiscalía ha mostrado su negativa a la propuesta anunciada por el abogado belga, Paul Bekaert, de Carles Puigdemont, de que declare por videoconferencia desde Bélgica, al haber manifestado el ex presidente catalán que no va acudir a la cita con la justica en la Audiencia Nacional, incumpliendo su obligación de presentarse para declarar como investigado por los delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos.

Por otra parte la mesa del Parlament ya se encuentra en Madrid. Han llegado en el AVE desde la estación de Sans de Barcelona. A su llegada a Madrid se han encontrado un fuerte dispositivo policial. Los consellers también han ido llegando durante la noche.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16? [newsletter_signup_form id=1]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − trece =