Con la mujer discapacitada en silla de ruedas asesinada por su pareja este domingo en la localidad toledana de Mora son siete las víctimas oficiales de feminicidios en poco más de un mes de 2017. Tras cada uno de estos crímenes se ha guardado su correspondiente minuto de silencio en los ayuntamientos de los lugares donde han sido asesinadas, e incluso se han mostrado las condolencias oficiales por estos actos violentos.

Pero la realidad del día a día evidencia que algo sigue fallando en la aplicación de la ley aprobada en 2004, porque las estadísticas muestran que la lacra de la violencia de género no sólo sigue aumentando porque se denuncia más, que sí es un hecho constatado, sino también porque no existen indicadores estadísticos que tiendan al optimismo en este sentido.

De continuar esta periodicidad en los feminicidios de 2017, con una media escalofriante de 1’4 asesinadas cada semana, el saldo anual se podría disparar hasta las 72 mujeres muertas a manos de sus parejas o ex parejas, una cifra de crímenes machistas que no se produce desde las 73 registradas en el año 2010 por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Cada semana es asesinada una mujer en España por su cónyuge

A partir de aquella fecha, 2010, los asesinatos machistas descendieron en España entre los 61 del año 2011 y los 44 del pasado 2016. Hay que reseñar aquí que las cifras oficiales no contabilizan los crímenes en investigación policial y otros cometidos por hombres sobre mujeres fuera del ámbito doméstico.

El portal Feminicidio.net eleva los crímenes sobre mujeres en 2016 en España a 105, más del doble de la cantidad contabilizada por el Gobierno de manera oficial, que se ha quedado en 44 asesinadas.

En los últimos 15 años, desde que el Gobierno registra los feminicidios de manera oficial, la cantidad de mujeres asesinadas no ha bajado en ningún momento de las 44 muertes de 2016, e incluso han llegado a registrarse una cifra récord de 76 crímenes de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas en el año 2008, fecha en la que comenzó la crisis económica.

En definitiva, el balance es aterrador se mire como se mire, puesto que una mujer es asesinada en este país cada semana en un caso evidente de violencia de género en el seno de la pareja.

El año 2017 comenzó con la noticia de un crimen en Rivas Vaciamadrid de una mujer española de 40 años por su pareja, de nacionalidad colombiana y 20 año de edad. Tenía una orden de alejamiento en vigor. Ese mismo día, una joven peruana de 24 años fue asesinada por su pareja en el barrio madrileño de Hortaleza.

Dos semanas después, el 14 de enero, una mujer de 48 años fue asesinada y posteriormente arrojada al río Arga en Burlada (Navarra) por su marido, que confesó los hechos. Solo un día después, una mujer de 33 años fue degollada en Huércal de Almería por su ex pareja.

El pasado enero se cerró con otros dos crímenes, uno en la localidad de Seseña, en Toledo, donde una mujer ecuatoriana fue asesinada por su pareja después de que en 2012 ambos fueran condenados por un juez de Madrid por delitos relacionados con violencia en la pareja. El otro crimen se produjo en O Carballiño, Galicia, donde un hombre de 59 años mató a su esposa de 55.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − once =