Dicen que ningún hombre vale la libertad de un pueblo. Que la libertad de los pueblos no tiene precio. Que los hombres siempre han intentado ponerle barreras a los sueños. Compartimentar el alma. Levantar muros en las conciencias. En definitiva, establecer fronteras donde antes no las había.

La línea que separa el adoctrinamiento de lo que no es débil y casi ridícula. El sistema educativo es una herramienta del sistema que sirve para inculcar los valores capitalistas. Forman a sus alumnos desde el principio de uniformidad. Mantienen el criterio para que nadie pueda salirse de la norma. Si lo hace, posiblemente sea un mal alumno o una persona con falta de adaptación.

Quieren estudiantes dóciles. Enseñar es más sencillo. No quieren alumnos que pongan en duda el método. Que cuestionen el modelo de enseñanza. Que indaguen. Que no sean conformistas.

Todos ellos suponen el grupo humano perfecto para acometer los valores que el sistema cree conveniente. Les extirpan el espíritu crítico. Les seccionan la humanidad, la filosofía, la ética. Les pone a su disposición los nuevos estereotipos sociales a seguir. En algunos casos, la bandera que deben agitar. En otros, el cántico que deben proclamar. Todo muy pedagógico, eso sí. Todo perfectamente articulado para que su infancia no sufra -no vaya a ser que desde pequeños empiecen a poner los procedimientos en cuestión-.

La libertad de un pueblo no se adquiere, se conquista. No se da, se gana. No se pide, se consigue. Pero para que un pueblo decida levantar la voz y rebelarse, debe de existir un sentimiento de agravio, una opresión y una violación de los derechos fundamentales más íntimos. Este sentimiento se puede crear desde los preceptos del nacionalismo más profundo y más rancio. Lo pueden vestir, como se hizo en su momento, con el vestido más rojo y reluciente o con el matiz más mate y discreto posible. No es la primera vez que un país, una nación o un continente es víctima y verdugo del nacionalismo: las banderas son tan sólo la puerta de entrada. El odio suele ser el mástil sobre el que se sustenta.

Dicen que la determinación es un arma que sólo debería de saber utilizarla los seres humanos buenos. Dicen. Y quizás puede que sea cierto. Lo que no contaban es que la determinación puede ser la mano que ondee una bandera. Y las manos, manos son. Como las más oscuras voluntades del hombre. Sólo tienes que agitarla, para saber en qué dirección va el viento.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCarmen Lamela cita como testigo al coronel de la Guardia Civil Pérez de los Cobos
Artículo siguienteArizona Vintage, la marca de ropa que triunfa en internet
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + dieciseis =