La Ley de Igualdad cumple diez años. Hoy hace una década de la aprobación de la ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, también conocida como ‘Ley Murillo’, debido a su impulsora, Soledad Murillo, que fue nombrada en el año 2004 primera secretaria de Igualdad en un gobierno español. Con esta normativa se buscaba cumplir dos objetivos. Uno, hacer efectivo el derecho de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, en particular mediante la eliminación de la discriminación de la mujer, en cualesquiera de los ámbitos de la vida. Y el otro, establecer principios de actuación de los Poderes Públicos, previendo medidas destinadas a eliminar y corregir en los sectores público y privado toda forma de discriminación por razón de sexo.

Sin embargo, la Ley de Igualdad está aún por desarrollar y quedan muchos puntos para su completo cumplimiento, a favor de la equidad real en nuestro país entre hombres y mujeres.

Soledad Murillo, impulsora de la ley, realiza el siguiente balance a Diario 16: “La ley supuso un cambio. Se modificaron más de treinta normas, incluso la Ley Electoral, pero debería haber más vigilancia en su aplicación. Se debe evaluar y en los puntos en los que no se cumplan hay que mirar, mejorar y aplicarla”. Además, añade: “Es importante la evaluación. Hay que dotarla de recursos ya que si no los tiene lo que ocurre es que se debilita. Es una situación precaria.

La exsecretaria de Igualdad y profesora titular de la Universidad de Salamanca insiste, en este sentido, y explica que “se destinaron bastantes recursos, pero el PP redujo el presupuesto global en un 33% recortando también el desarrollo de dicha ley”.

La ley tocó muchos puntos desde la desaparición de la brecha salarial hasta la paridad en los puestos de decisión en las empresas y el incremento de la representación política. No obstante, y pese a los objetivos de la Ley, los datos demuestran que en España la igualdad entre hombres y mujeres queda muy lejana.

Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), en el año 2016 la tasa de paro en hombres es del 17,2% frente al 20,3% de mujeres, lo que supone más de un 3% de diferencia entre sexos. La brecha salarial es mucho más preocupante. Según el informe de UGT, de los aproximados 2 millones de trabajadores con un sueldo máximo de 645 euros brutos mensuales, un 67% son mujeres. Esto supone que la brecha salarial entre hombres y mujeres se sitúa en el 24%, la más alta de los últimos seis años.

Así, mientras el salario medio anual de los hombres fue de 25.675,17 euros, el de las mujeres fue de 19.514,58 euros; Esto es, 6.160,91 euros menos al año de media.

En el Índice Global de la Brecha de Género publicado por el Foro Económico Mundial, España ocupó en el año 2016 el puesto número 29 frente al número 10 que ocupaba en el 2007.

Ya en el 2015 se recortó en un 26% el presupuesto a la prevención integral de la violencia de género. El año pasado hubo un total de 105 feminicidios en España y tan solo el mes pasado se produjeron 15 asesinatos machistas, según datos de feminicidio.net.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 5 =