Foto Agustín Millán (@diario_16)

La violencia machista es muy amplia y compleja. Por ese motivo se hace difícil tener cifras estadísticas globales que puedan reflejar la magnitud de éste problema. En muchas ocasiones debido a sus orígenes y connotaciones religiosas, culturales y por tradiciones, como son los casos de las ablaciones que se siguen practicando a las niñas y jóvenes de 29 países africanos y asiáticos.

Sin embargo por el dramatismo que implica y las secuelas que deja, si se puede contabilizar cuando se producen victimas por asesinatos en los países occidentales como en el nuestro, donde en los últimos diez años desde 2007 al 2016, se han producido 660 asesinatos a mujeres por sus parejas o exparejas y en lo que va de éste año la cifra es de 45 mujeres asesinadas y 6 de sus hijos.

Si analizamos que el mayor numero se produjo en 2010 con 85 victimas y el menor el año pasado con 53 y el tiempo que falta para terminar el presente año, se podrá comprobar que la cifra va decreciendo. Así y todo aunque baje a menos de dos dígitos, incluido el 1 serían muchas.

España es de los países con menor tasa de violencia machista, pero no se trata de sentirnos satisfechos, aunque comparemos las cifras con la de otros países de la Europa de nuestro entorno como son los casos de Alemania, donde en el año 2016, fueron asesinadas 149 mujeres y Francia 109. El factor social y económico, fundamentalmente la dependencia de la mujer del hombre produce en gran medida su resignación y supeditación a éste, máxime si tiene hijos. Esto se nota mucho más en los países con un índice elevado de paro como es el caso de España afectando en mayor medida a las mujeres.

Pero ese factor no es tan determinante si cogemos los ejemplos de Alemania y Francia y mucho más aun en los casos de los países escandinavos, donde hay una mayor equiparación social y económica entre el hombre y la mujer, sin embargo en éstas sociedades la violencia machista en general es la más elevada de Europa. Lo mismo ocurre con los índices de suicidios, relacionados con la climatología, el carácter poco sociable de los nórdicos y la alcoholemia. Todo esto junto con el aislamiento o enclaustramiento a que se ven sometidas las parejas o matrimonios en sus respectivos domicilios, produce las condiciones que pueden llegar al mal trato moral o peor aún violencia física.

Todos los grupos políticos se han manifestado a favor de llegar a un pacto de Estado para hacerle frente a éste muy grave problema, pero el mismo se ha venido posponiendo y lo que es peor, el presupuesto para hacerle frente progresivamente se ha recortado desde 2008 a tan solo 47 millones. Pretende razonablemente la oposición su incremento a 120 millones.

Con relación a las 45 mujeres asesinadas en el transcurso de éste año, según parece sólo 10 habían denunciado el mal trato y la pregunta que debemos hacernos es:¿por qué no se adoptaron las medidas oportunas para no ser asesinadas?. ¿De que les sirvió presentar la denuncia?. Se quejan con toda razón las mujeres victimas de que la escolta por seguridad no se la deberían poner a ellas, ya que les limita la libertad y no garantiza su integridad física, en consecuencia, tendrían que ser los maltratadores quienes estén permanentemente vigilados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorManifestación republicana
Artículo siguienteEl 21-D y otras elecciones crispadas

Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976.
Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972.
Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido).
Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero).
Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT.
Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989.
Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE.
Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria.
Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987.
Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte).
Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + diez =