En plena comisión de investigación en las Cortes de Castilla y León por el saqueo del músculo financiero de las Cajas de ahorro en esta Comunidad, la Justicia, aunque lenta, avanza. En esta ocasión es el turno de Caja Segovia, donde la jueza manda al banquillo a la cúpula de la entidad.

La Magistrada Silvia Conde decreta la apertura de juicio oral y sienta en el banquillo a Atilano Soto, Elena García Gil, Manuel Agudíez, Manuel Escribano, Antonio Tapias y Enrique Quintanilla casi siete años después del inicio de la investigación e impone fianzas que suman más de 51 millones.

La cúpula de Caja Segovia está acusada de presunto delito de apropiación indebida y administración desleal.

La acusación pide a los exconsejeros y exdirectivos de Caja Segovia fianzas que en conjunto suman más de 51 millones de euros.

También será juzgada como responsable civil la aseguradora Caser -a la que a su vez se le impone una fianza de 18,3 millones-, así como Miguel Ángel Sánchez Plaza, Óscar Varas, Juan Magaña, Malaquías del Pozo y Juan Antonio Folgado como responsables civiles a título lucrativo. En este caso tendrán que depositar individualmente cantidades que sumadas se acercan a los nueve millones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl escaño que el PP pide a Cs en Cataluña cuesta 800.000 euros
Artículo siguienteEl ocaso de los dioses analógicos
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + siete =