La Audiencia Provincial de Madrid ha levantado el secuestro del libro del periodista Nacho Carretero ‘Fariña’, la obra que ha revelado los entresijos del narcotráfico gallego. Después de cuatro meses desde que el juzgado de Collado Villalba en Madrid ordenó el secuestro de ‘Fariña’ en el marco de una demanda del ex alcalde de O Grove José Alfredo Bea Gondar por “injurias y calumnias”, el libro vuelve a gozar del derecho a la libertad de expresión.

En la resolución, a la que ha tenido acceso Diario16, se explica que las dos menciones que recoge ‘Fariña’ en relación al ex alcalde de O Grove son relevantes “a los fines pretendidos por la obra y ofrece una narración fidedigna y objetiva,   resultado de una diligente comprobación de lo realmente acaecido”.

De este modo, la Audiencia Provincial de Madrid ordena revocar el secuestro a la obra de Nacho Carretero, alegando que el relato que en ella aparece es cierto y veraz. El auto dicta, que se revoca la resolución del juzgado de Collado Villalba, “que queda sin efecto, alzándose en consecuencia las medidas cautelares adoptadas, con expresa imposición a la parte solicitante de las costas procesales causadas en la primera instancia, sin realizar especial declaración respecto de las devengadas en esta alzada”.

Para los magistrados, resulta significativo que “la obra solo dedica dos breves menciones al demandante que -sin embargo- han determinado la prohibición de su difusión”. Asimismo, se refieren a que “el interés público de la referencia al demandante deriva del dato fáctico incontrovertido de su actividad política desempeñada en la época a la que se circunscriben los hechos, habiendo sido durante varias etapas alcalde de la localidad de O Grove”.

Después de este acto de justicia a favor de la libertad de expresión, el autor del libro ha celebrado “la vuelta a la normalidad” y el hecho de “que se pueda vender un libro periodístico. En declaraciones a El País, comenta que “Esto es lo lógico y no lo que ocurría hasta ahora. Más que nada estoy aliviado. Es una situación que no tenía sentido, una desproporción que no tenía lógica y una frustración porque mi trabajo y el de la editorial no se podía vender”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 5 =