El juez argentino Claudio Bonadio ha procesado y pedido prisión preventiva para la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. El juez quiere que siga los pasos de los otros acusados en la causa que investiga el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA, entre ellos ex altos cargos kirchneristas, que quedaron procesados y detenidos por la causa que investiga si el Gobierno tramó un plan criminal para dar impunidad a iraníes.

La medida contra la exmandataria y actual senadora atiende a que por sus contactos “puede entorpecer la causa”. Además, se la acusa de “encubrimiento agravado” y haber participado de un “plan criminal orquestado”. Todo en el marco del supuesto delito de “traición a la patria”.

El juez también ha solicitado la detención del excanciller Héctor Timerman, aunque por su delicado estado de salud, en su caso, se solicitó la prisión domiciliaria. La madrugada de este jueves ya han sido detenidos el exsecretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, y el dirigente social Luis D’Elía. Otro de los detenidos ha sido el referente de la comunidad islámica en Argentina Jorge ‘Yussuf’ Khalil. Además dictó el procesamiento sin prisión preventiva del exsecretario General de la Presidencia Oscar Parrilli y del diputado Andrés Larroque.

En octubre pasado, Kirchner culpó al Gobierno de llevar adelante una persecución política contra la oposición. “Es un gran disparate jurídico”, dijo la senadora por la provincia de Buenos Aires. “Creo que lo más importante que tengo para decirles es que la única traición a la patria es utilizar a un Poder Judicial para perseguir a los opositores”, agregó.
“Quieren un Parlamento sumiso, quieren que voten los que ellos quieren. Pero conmigo no lo van a lograr”, señaló la exmandataria, agregando que “el objetivo de la persecución es atemorizar a los dirigentes de la oposición para hacerla callar”.

La causa gira en torno a la denuncia que hizo el fiscal Alberto Nisman en enero del 2015, donde acusaba a altos funcionarios estatales —incluida Kirchner— de haber negociado el memorándum de entendimiento con Irán de forma secreta.

Nisman sostenía que se buscaba exculpar la responsabilidad iraní en la masacre terrorista contra la comunidad judía para desviar el expediente. A pocos días de haber presentado la denuncia, el fiscal apareció muerto en su domicilio y, a día de hoy se desconocen las circunstancias de su deceso. El caso dividió a la sociedad argentina y repercutió en los resultados electorales de ese mismo año, donde triunfó el actual mandatario, Mauricio Macri.

La expresidenta está procesada e investigada también en otras causas. La más delicada es la que investiga a Fernández de Kirchner y a toda su familia por presunto blanqueo de capital de empresarios afines a través de los hoteles que tienen en El Calafate, un centro turístico al lado del Glaciar Perito Moreno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − seis =