A medida que se van analizando los propios documentos oficiales que obran en poder de la Audiencia Nacional, más causas de nulidad de la operación del Banco Popular aparecen. La propia JUR, en su exposición de las razones que le llevaron a tomar la decisión de resolver a la entidad, está reconociendo que, en base a la verdadera realidad en la que se encontraba el Popular, forzó la resolución y la venta por un euro al Santander.

La Junta Única de Resolución indica, en primer lugar, que, en colaboración con el BCE, no «existen medidas alternativas que pudieran evitar que la Entidad vaya a estar en graves dificultades dentro de un plazo razonable» y que, por tanto, se cumplía una condición establecida en el Mecanismo Único de Resolución para resolver al banco. La JUR, sin embargo, no tuvo en cuenta que el Popular disponía de liquidez suficiente para el día siguiente y que sólo faltaba un trámite en el Banco de España para que se le ampliara la línea de emergencia en 4.000 millones de euros que, sumados a los seiscientos de los que ya disponía, daba una cantidad suficiente como para que Emilio Saracho hubiera ejecutado todas las variables que tenía metidas en un cajón para dar liquidez a la entidad y reforzar su capital.

Según la JUR, «no hay posibilidad razonable de que cualquier medida alternativa del sector privado pudiera evitar que la Entidad vaya a estar en grandes dificultades», y pone argumentos fácilmente rebatibles por los documentos publicados por Diario16 y que obran en poder de la Audiencia Nacional: la carta de Saracho con una firma «presuntamente» falsa y que seguía las instrucciones de Uría y Menéndez; la no venta del Popular en el proceso privado iniciado por Saracho a través de JP Morgan, cuando hubo ofertas como la del Santander o los 4.000 millones que CaixaBank, a través de Criteria, iba a destinar a esta operación; la imposibilidad de conseguir más liquidez mediante transacciones comerciales «u operaciones con el BCE ni a través de medidas previstas en sus planes de financiación ante contingencias», cuando existía una oferta de Värde por WiZink o se había rechazado la propuesta de BCI por TotalBank. La JUR remata esta argumentación afirmando de manera contundente que la ELA «será insuficiente en lo que respecta al tiempo de deterioro de la situación de liquidez», algo que, el informe del Banco de España, desmiente totalmente.

El propio BCE confirmó que «no hay medidas de supervisión o actuación temprana disponibles que pudieran restablecer la situación de liquidez de manera inmediata y que le permitieran garantizar que dispondría del tiempo suficiente para implementar una operación societaria u otra solución». Tanto la JUR como el Banco Central Europeo vuelven a olvidar, o no tenían constancia de ello porque Saracho no les informó de ello, que existían ofertas de ampliación de capital por valor de 8.000 millones de euros, una oferta de Värde por WiZink de 1.900 millones y que Saracho había rechazado la de TotalBank por 545 millones de dólares lo que provocó que el mismo día 6 de junio el banco chileno le remitiera una carta conminatoria en la que rompían las negociaciones porque tenían la sensación de que se les estaba dando largas.

Ante todo esto, más la liquidez de la que podría disponer el Popular en los días siguientes si Saracho presentaba las garantías que le pedía el Banco de España, que no eran otras que presentar documentación original y no copias, se podría decir que la resolución fue forzada para cumplir con los plazos marcados por el FROB tras la reunión del día 3 de junio con la JUR y Saracho.

Ante todo esto, ¿a qué espera la Justicia?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

7 Comentarios

  1. Lo primero lo primero con el robo del banco popular se han dado una solución temporal al santander ante la espantosa necesidad de capital que tiene le han dado aspirinas a un enfermo de cáncer terminal
    segundo han probado el arma termonuclear nuclear de resolución con el banco popular un banco que tenía solvencia de sobra y liquidez luego fue una operación ilegal ya que no había motivos salvo rescatar al santander con el dinero de más de 305000 inversores dueños del popular
    tercero y también muy importante eliminar el 6 banco de españa por parte del BCE y forfar la dichosa concentración bancaria que tanto desea el BCE hay tantas irregularidades como estrellas en el cielo

    pero que está haciendo la justicia española y europea ante el robo financiero más grande de toda la historia nada de nada dejar correr el tiempo hasta que se mueran los expoliados accionistas del popular

    quedan 3 días para ver qué dice el juez en los EE.UU sobre la entrega de los informes que obran en poder del santander buenos días

  2. buenos dias torquemada
    no quieren concentrar bancos,que se apliquen ellos mismos la medida.
    alemania esta plagada de pequeños bancos.
    pero a vuestros bancos no los tocais y ademas carecen de supervision( bancos cooperativos, las cajas de ahorros y los bancos regionales, públicos (landersbank).)
    la banca rothschild quiere pocos bancos para manipularnos con mayor facilidad.
    alemania utiliza bancos mas pequeños mas interesados en promover la riqueza ,son menos especuladores.
    las desaparecidas cajas de ahorro antes de que entraran los politicos a robarlas y hundirlas hacian una labor muy positiva en las economias de las regiones como los pequeños bancos alemanes.
    por eso los alemanes no quieren que sus pequeños bancos sean controlados .
    a los demas que nos zurzan.
    los grandes bancos alemanes estan peor que estaba el popular konig porque no los miras y los resuelves
    hay una politica para alemania de manga ancha y otra de aniquilacion para el resto.
    siempre salen ganando los alemanes. quien pago la union de las dos alemanias ,la union europea como unos pardillos
    ademas los bancos grandes son un peligro porque pueden quebrar el sistema
    el gran banco aleman deutsche bank esta hecho unos zorros.

    https://www.hispanidad.com/confidencial/los-bancos-espanoles-e-italianos-se-rebelan-contra-los-privilegios-de-la-banca-alemana_12004037_102.html

  3. si con la escusa de que un banco es demasiado grande para quebrarlo caso banco santander
    se le va a permitir robar a diestro y siniestro para ayudarle delinquiendo lo que hay que hacer es huir de este tipo de bancos que no se pueden controlar y volver a bancos manejables y huir del control global que propone la union europea dominada por una oligarquia minoritaria
    cual es la ventaja de bancos que pueden hundir el sistema bancario y son dirigidos por delincuentes .
    favorecen el enriquecimiento de una cupula dominante minoritaria que se queda con toda la riqueza mundial.

    • No te metas con los cerdos merecieron a los de cuatro patas han salvado más vidas que la penicilina estos son lo que ellos los purines que cagan
      quien tendría que actuar de oficio es la unidad de delincuencia organizada de la guardia civil

      SOLO QUEDA UN DIA PARA VER LO QUE DECIDE EL JUEZ DE EE.UU LOS PAPELES QUE OBRAN EN MANOS DEL SANTANDER

  4. CUMEX FILES basura del santander

    La Fiscalía de Colonia analiza el papel de Banco Santander en los dividendos ‘black’
    Varios de sus ex empleados están procesados por participar en el presunto saqueo a las arcas públicas a través de operaciones con dividendos
    La intención inicial de Anne Brorhilker en octubre de 2014 era que sus colegas de la Oficina Anticorrupción en Madrid registrasen la sede de Banco Santander a las afueras de la capital. Sin embargo, la intervención nunca se produjo. Brorhilker, que es fiscal en Colonia e investiga a la entidad española por su presunta participación en lo que la prensa de aquel país ha calificado como el mayor desfalco a las arcas públicas nunca sufrido por Alemania, recibió en cambio como contestación cuatro páginas con el membrete del Santander y media docena de archivos adjuntos.
    [Consulte el especial Dividendos Black]
    Desde entonces, la carpeta de Brorhilker sobre el banco español ha ido engordando y contiene mucho más que aquella respuesta inicial. Tanto, que el pasado mes de junio comunicó formalmente a los abogados del Santander la apertura de una actuación penal contra varios de sus exempleados por participar supuestamente en una trama que, de acuerdo con las últimas estimaciones, habría estafado más de 7.000 millones de euros al fisco alemán. La sospecha de “fraude fiscal de especial gravedad” se hace extensiva a “responsables del Grupo Banco Santander” a los que no se pone nombre.
    Alemania investiga una red por presunto fraude fiscal millonario que afecta a España
    Los hechos que la Fiscalía de Colonia analiza ocurrieron entre 2007 y 2011, en su mayor parte antes de que la actual presidenta del grupo cántabro, Ana Botín, fuera nombrada consejera delegada del banco en Reino Unido (noviembre de 2010), puesto en el que permaneció hasta 2014. La Oficina Federal Central de Tributos alemana considera además que las operacionesahora bajo su lupa eran de tal magnitud que es impensable que la matriz del banco en España no las conociera.
    Según el sumario de la causa al que ha tenido acceso El Confidencial, la entidad participó en “multitud” de las llamadas operaciones cum/ex, que consistían en comprar y vender millones de acciones de compañías fundamentalmente alemanas —aunque también de otros países europeos— en tan solo unas pocas semanas, para poder así obtener certificados fiscales que permitían a la ‘banda organizada’ reclamar devoluciones de impuestos que en realidad nunca había pagado.
    No hablamos de una persona que lo supiera todo, no hablamos de 10 personas que lo controlasen todo. Es una industria
    Estas operaciones implicaban a bancos, brókeres, intermediarios financieros y abogados especialistas en derecho tributario, y se producían en torno a la fecha de pago del dividendo por parte de compañías cotizadas. De manera coordinada, dicen los investigadores, los miembros de este grupo se repartían los papeles para generar reembolsos millonarios —en muchos casos, de varias decenas de millones de euros por solicitante en un solo año— que luego reclamaban al fisco indebidamente, a juicio de la Fiscalía y la Oficina Federal Central de Tributos alemana.
    “Es un mercado donde el trabajo está muy compartimentado entre bancos, abogados, asesores fiscales, inversores, lobistas… que han actuado de manera concertada. Cada uno sabía cuál era su tarea en su respectivo campo de juego. Hablamos de una estructura compleja, extendida a muchos, muchos países. No hablamos de una persona que lo supiera todo, no hablamos de 10 personas que lo supieran todo y lo controlasen todo. Es una industria —y esto es lo alarmante y también lo peligroso— de cientos y cientos de personas”, afirma uno de los testigos clave de Brorhilker en una entrevista exclusiva con los medios alemanes ‘ARD Panorama’, Correctiv, ‘Zeit’ y ‘Zeit Online’.
    ¿En qué consiste la estrategia cum/ex?
    En esa distribución del trabajo —que es lo que lleva a altos cargos del Ministerio de Finanzas alemán a hablar de “crimen organizado”—, Santander asumió varias tareas, tal y como se desprende de los documentos a los que ha tenido acceso este diario. A través de Abbey National Treasury Services (ANTS), filial del británico Abbey National, adquirido por el español en 2004, el banco liquidó para la presunta trama operaciones con derivados, por las cuales, solo en la primavera de 2011, habría ingresado más de 1,1 millones de euros en concepto de comisiones.
    ANTS fue contratado por uno de los miembros más destacados de la presunta trama, Salim Mohamed, para ejercer labores de bróker. En concreto, trabajaba con Steve Woodhead y Simon Burns, contra quienes se ha abierto investigación penal en Alemania porque existe la sospecha de que participaron en la planificación y desarrollo de las llamadas operaciones cum/ex con la intención de defraudar a la administración tributaria alemana, según el relato de la fiscal Brorhilker.

    Mohamed se refería a Woodhead y Burns como sus “colegas”, de acuerdo con uno de los principales procesados en el caso, que ahora colabora con la Fiscalía de Colonia y que asegura que Burns era “personalmente incentivado” por Mohamed. Otro de los implicados coincide en esa idea: “En el caso de un reembolso exitoso del impuesto sobre los rendimientos del capital por parte de la Hacienda alemana, parte de las ganancias de EQI [la empresa de Salim Mohamed] se transferían al Banco Santander o a algunos de sus trabajadores”, declara este antiguo bróker ante la fiscal Brorhilker.
    De acuerdo con las conclusiones de los investigadores alemanes, ANTScumplía para la compañía de Mohamed la función de bróker ‘inter-dealer’, una figura con más atribuciones que el mero corredor de bolsa. Un miembro del grupo de coautores describe ante la Fiscalía de Colonia este papel como muy relevante dentro del presunto fraude: “En este concepto, el bróker ‘inter-dealer’ está más implicado de lo habitual; por lo tanto, debe estar al corriente de todos los detalles del funcionamiento [de la operativa]”.
    Sin embargo, en la documentación remitida al Ministerio Público, el Banco Santander niega conocer a qué se dedicaban sus clientes, aunque admite que realizó transacciones para Mohamed con acciones alemanas, pero también de otros países. Según se desprende del sumario de la causa, EQI operó también con títulos de compañías españolas, austríacas, italianas y francesas.
    Sobre las acusaciones de la Fiscalía de Colonia, el Santander asegura mediante un comunicado remitido a El Confidencial que el banco está “colaborando estrechamente con las autoridades alemanas y llevando a cabo su propia investigación interna”. Añade además que, “hasta la fecha”, no han encontrado “evidencia alguna de que la alta dirección del banco participara en las actividades que se están investigando, o que los órganos de gobierno del grupo o de sus filiales tuvieran conocimiento de las mismas”.
    Los vendedores a corto: la clave del negocio
    Los investigadores alemanes creen que el papel de ANTS iba mucho más allá de lo que dejan traslucir las explicaciones del Santander ante Brorhilker. Creen que la filial del banco británico ejerció como vendedor a corto o vendedor al descubierto para la estructura presuntamente criminal. Ese papel era fundamental, a juicio de la Fiscalía y de varios implicados, que llegan a afirmar que, sin los vendedores a corto, la supuesta estafa no era posible.
    OLAYA ARGÜESO
    En la venta a corto, un inversor pide prestadas las acciones a otro miembro del mercado que las posee y se las cede temporalmente a cambio de una comisión

    En el caso de la presunta trama ahora bajo sospecha, los vendedores al descubierto —piden prestadas acciones para venderlas sin ser los propietarios reales de los títulos— aprovechaban que hay un desfase entre el momento en que una operación de compraventa se ordena y el momento en que se registra para aparentar que las acciones tenían más de un propietario al mismo tiempo. Esas operaciones generaban el derecho a devoluciones de impuestos que, según el Ministerio Fiscal y la administración tributaria alemana, nunca se habían abonado.
    Los investigadores germanos sostienen que, en el marco de sus pesquisas, “se han dado indicios de que ANTS operó como vendedor a corto” en varias operaciones. Esas ventas a corto, explica la Fiscalía de Colonia, se pactaban de antemano —algo que el Santander también niega— e incluso certificó por escrito para empresas de la trama. Preguntado por esos certificados, uno de los procesados afirma ante la fiscal: “Por lo que sé, eso es una mentira escrita. (…) Aquí se crearon por escrito realidades que no existían”.
    La declaración de uno de los principales implicados refuerza la idea que el Ministerio Público alemán tiene sobre el papel de ANTS. Su testimonio asegura que era uno de los nombres habituales a los que se recurría para ejercer esa función: “Banco Santander en Londres (…) era el mayor vendedor a corto; según mis cálculos, el banco, en el marco de las transacciones al descubierto, tenía acceso a alrededor del 3-6% de las acciones emitidas de cada valor (…)”.
    Otros investigados tampoco dudan en nombrar a la entidad española cuando se les pregunta por los vendedores a corto conocidos para quienes desarrollaban este tipo de operativa. La Oficina Federal Central de Tributos, con sede en Bonn, considera además que la filial británica del Santander “recicló” acciones, de modo que un solo paquete de títulos le permitía generar “múltiples solicitudes” de devolución de impuestos.
    Aún existe otra vertiente más de las operaciones cum/ex en la que el Santander parece haber estado involucrado, conforme a los indicios que aportan otros documentos que forman parte del sumario. A juzgar por la información que se desprende de esos papeles, el banco español también actuó como financiador de varias operaciones de la presunta trama. Quienes participaron en esta ‘banda organizada’ afirman que los bancos que prestaban dinero para las operaciones cum/ex conocían perfectamente la naturaleza del negocio, porque los créditos que concedían alcanzaban sumas altísimas y no podían arriesgarse a perder el dinero.
    “Comprobaban muy a fondo a quién le estaban dando 1.000 o 1.500 millones de euros. Se tomaban entre cuatro y seis semanas de intensa diligencia debida [investigación financiera]. Incluso, después, supervisaban las transacciones”, asegura a El Confidencial uno de los testigos clave de la Fiscalía en este proceso. “Claro que sabían de qué se trataba. Por eso exigían mayores comisiones. Algunos incluso demandaban un porcentaje del dividendo bruto, en lugar de una comisión o un interés por el dinero. Esto indica claramente que sabían de qué iba el juego”, remata.
    La Fiscalía explica en el sumario por qué a los miembros de la supuesta trama les hacían falta cantidades tan elevadas de dinero: “Para lograr del fisco alemán la devolución de importes lo más elevados posible, los imputados realizaron negocios de crédito antes de adquirir las acciones, logrando así multiplicar con creces el capital a invertir en las transacciones cum/ex”, explica el documento. Esto, a su vez, les permitía incrementar exponencialmente el importe de las devoluciones que se solicitaban.
    El registro que nunca llegó
    Al contrario que otros bancos en el foco de esta causa, el Santander no ha visto cómo la Policía Judicial entraba en sus oficinas para requisar documentación o interrogar a sus empleados, aunque no será por que la Fiscalía de Colonia no tuviera interés en hacerlo. De hecho, en julio de 2014, remitió una comisión rogatoria a la Fiscalía Anticorrupción española que formaba parte de un esfuerzo conjunto en varios países del mundo para poner coto al presunto fraude. El texto solicitaba “la entrada y registro de (…) todos los edificios (…) de la sociedad Banco Santander, S.A. en Madrid y la incautación de evidencias” para octubre de ese mismo año, porque, según los investigadores alemanes, “las evidencias que se buscaban se encuentran en los recintos cuyo registro se solicita, puesto que la sociedad Banco Santander, S.A. participó como bróker en operaciones de valores para sociedades de fondos utilizadas por el grupo de coautores para presentar ante la Oficina Federal Central de Tributos numerosas solicitudes de devolución de impuestos aun sabiendo que no se cumplían los requisitos previstos para dicha devolución”.
    En lugar de organizar el registro, Anticorrupción hizo llegar un requerimiento al Santander, que envió la documentación que consideraba que daba respuesta a la solicitud del Ministerio Público de Colonia. El fiscal español que se encargó entonces de atender la petición alemana, Luis Rodríguez Sol, explica que la pretensión de registrar la llamada Ciudad del Santander, que ocupa 400.000 metros cuadrados a las afueras de Madrid, era desproporcionada, porque, además, él entendía que no había demasiadas pruebas de una posible implicación del banco en el presunto fraude. Por eso propuso sustituir la actuación solicitada por un oficio que especificase qué información se demandaba y el plazo máximo para remitirla. “Si no sabes dónde buscar, un registro de esas características en una empresa de esas dimensiones no te garantiza encontrar lo que quieres, y menos hoy en día, cuando esos datos suelen estar en la nube”, añade Rodríguez Sol en conversación telefónica con El Confidencial. Sus colegas alemanes, dice el fiscal, aceptaron su propuesta sin problemas y así se hizo.
    Por su parte, fuentes cercanas a la investigación alemana critican las dificultades a las que se enfrentan a la hora de intercambiar información con otros países europeos afectados por el supuesto desfalco. La rigidez de las normas de protección de datos, dicen, impide una comunicación fluida. Mientras tanto, las averiguaciones de Frau Brorhilker, una mujer menuda que ha hecho temblar a muchos de los implicados, continúan avanzando. Las primeras imputaciones podrían producirse antes de que acabe el año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + siete =