La sanidad pública andaluza es la ‘joya de la Corona’ para el Gobierno de Susana Díaz. Lo ha sido siempre junto con la educación, desde que esta comunidad obtuvo su autonomía plena y ha sido gobernada ininterrumpidamente desde hace décadas por ejecutivos socialistas. Ahora, la presidenta andaluza tiene que ver cómo su sistema ‘ejemplar’ hace aguas por diversos frentes: denuncias de falta de salubridad en centros sanitarios en Huelva, manifestación histórica masiva contra la concentración de hospitales públicos en Granada y la crisis de los conciertos sanitarios en la provincia de Granada. Un cóctel explosivo que desde el Gobierno andaluz se ha intentado minimizar asegurando que es una nueva maniobra de distracción del principal partido de la oposición, el Partido Popular.

Evidentemente los populares andaluces no han dejado pasar su oportunidad y han puesto en marcha una iniciativa contundente: poner a disposición de la ciudadanía andaluza un número de teléfono móvil (686 50 29 72) para que vía WhatsApp envíen sus vídeos, mensajes y fotografías de denuncia sobre lo que el PP dew Andalucía considera una “falta de planificación, de rigor y de recursos del Servicio Andaluz de Salud (SAS)”.

hospital_juan_ramon_jimenez_01

En Huelva, las denuncias de los profesionales sanitarios y de ciudadanos ha hecho saltar las alarmas ante la falta de higiene y salubridad de algunos centros. Un brote de sarna fue detectado en el centro provincial de referencia, el hospital Juan Ramón Jiménez. El delegado de la Junta en Huelva, Francisco Romero, confirmó que cinco empleados sanitarios del hospital estaban afectados, al tiempo que rechazaba que el brote se hubiese podido deber a falta de limpieza en el centro hospitalario sino a un enfermo ingresado que ha transmitido la enfermedad a los sanitarios. A este incidente grave de salubridad se ha sumado la localización de roedores en el hospital Vázquez Díaz, también en la capital onubense.

susana-2-sanidad

El presidente provincial del PP, Manuel Andrés González, cree “insoportable” que haya ratas en los hospitales, listas de espera de meses, premios a médicos para que no deriven a los pacientes a los especialistas, fallos constantes de aceleradores de rayos y esperas de camas de más de 18 horas. Y por todo ello solicitará la comparecencia del consejero de Salud, Aquilino Alonso, en el Parlamento autonómico para que explique el proceso de fusión hospitalaria emprendido en la red sanitaria pública de la comunidad.

Mientras tanto, al igual que lo sucedido masiva y sorprendentemente en Granada hace unos días, los profesionales sanitarios onubenses se han organizado también vía redes sociales bajo la denominación #Huelvaporunasanidaddigna para protestar por haber llegado a esta situación que consideran “insostenible”.

El pasado 16 de octubre, unos 50.000 ciudadanos se echaron masivamente a las calles de la capital granadina para protestar por la concentración de centros hospitalarios ordenada por el Gobierno de Susana Díaz. La concentración, que superó todas las previsiones iniciales, fue auspiciada por el médico Jesús Candel, conocido como Spiriman, para denunciar asimismo los recortes que vienen ejecutando el Gobierno socialista de Díaz en la sanidad pública de la comunidad. Durante el mes previo a la manifestación, las redes sociales cumplieron su función amplificadora de un problema que la Junta de Andalucía no quería atender y al que ahora mira de otro modo.

spiriman
El médico Jesús Candel, en la multitudinaria manifestación de Granada el pasado 16 de octubre.

El consejero de Salud apeló al “diálogo” sólo una vez constatada la indignación ciudadana. “Somos un Gobierno que escucha a la población y vamos a reunirnos para tomar aquellas medidas, para que la atención que se presta a la población sea la mejor y además la perciba”, ha apuntado el titular andaluz de Salud, Aquilino Alonso, tras comprobar la capacidad de movilización ciudadana contra la propuesta de su Gobierno.

Esta multitudinaria ‘marea blanca’ andaluza ha logrado algo que es imposible ver en la Cámara autonómica. Dirigentes públicos del PP, de Ciudadanos, de IU, de Podemos e incluso un diputado socialista se pudieron ver secundando la manifestación en Granada.

La iniciativa del PP andaluz ha tomado el lema ‘Que no jueguen con tu salud. #Por una sanidad de 10’ para impulsar las denuncias de irregularidades vía WhatsApp, y según explica el presidente de los populares andaluces, Juan Manuel Moreno Bonilla, también prevé la recogida de firmas y reparto de octavillas en las ocho provincias andaluzas exigiendo “una sanidad digna”.

La Junta dialogará tras la protesta de 50.000 granadinos contra la concentración hospitalaria

El dirigente popular desgrana unas estadísticas demoledoras de la sanidad pública en Andalucía: 0,55 hospitales por cada 100.000 habitantes frente a los 0,77 de media en España. 2,5 camas hospitalarias por cada 100.000 habitantes frente a las 3,4 de media nacional. 1,4 médicos especialistas por cada 100.00 habitantes, mientras que la media nacional alcanza el 1,78. Desde el PP-A se eleva a 6.000 los profesionales que han dejado de prestar sus servicios en el sistema sanitario público andaluz en los últimos cuatro años, al tiempo que aumenta la temporalidad de los contratos un 34%. “Nos toca liderar un frente de acción contra la Junta para que salga de su letargo, afirma Moreno.

También en Cádiz ha encontrado problemas serios la Consejería de Salud andaluza para hacer frente a la asistencia sanitaria en tres municipios clave de la provincia: El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda y Villamartín cuentan con los tres únicos hospitales de la zona, son centros privados concertados por la Junta con la empresa Pascual. Anualmente, unos 150.000 pacientes son derivados al servicio de urgencias de estos hospitales por parte del sistema público. La falta de entendimiento entre Administración y empresa puede llevar a la desasistencia sanitaria de una zona de influencia fundamental para la provincia gaditana.

En septiembre el conflicto se agravó entre Junta de Andalucía y la empresa José Manuel Pascual S.A., propietaria de estos tres hospitales, tras incoar la Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía, adscrita a la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta, un expediente sancionador a la entidad por supuestas prácticas restrictivas de la competencia.

El PP pide que se denuncie por WhatsApp las irregularidades de la sanidad andaluza

La denuncia partió del Servicio Andaluz de Salud, que ha comprobado presuntamente “precios abusivos por los servicios facturados fuera de concierto”, y también el “intento de vincular la suscripción de un nuevo concierto para los tres hospitales citados con la contratación de otros servicios que no guardan relación directa con el objeto del concierto”.

Esta denuncia se produce precisamente cuando el SAS se encontraba en fase de renovación de los conciertos suscritos con entidades privadas en varias zonas de Andalucía. Estos conciertos comprenden en unos casos solo la asistencia especializada y en otros también los servicios de urgencias. Los tres hospitales gaditanos citados están homologados por la Consejería de Salud para prestar asistencia sanitaria tanto programada como urgente, sin que, según el SAS, exista oferta sanitaria alternativa para atender a esas poblaciones.

La empresa Pascual es una de las principales proveedoras de servicios sanitarios y es titular en la actualidad de seis hospitales repartidos por toda Andalucía. Además de los tres indicados anteriormente, posee otros tres: el hospital de San Rafael, también en Cádiz, el Blanca Paloma en Lepe (Huelva) y el hospital Doctor Pascual en Málaga. El último concierto de esta empresa con la Junta se rubricó a finales del pasado 2015.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × uno =