De nuevo vuelve a ocurrir. En cuanto hay que “sacar las castañas del fuego”, el Gobierno recurre a la Guardia Civil, o mejor dicho, a los guardias civiles. Se forma un gabinete, se sienta algún responsable del Cuerpo, y dice sí a todo. Luego son los guardias civiles los que han de realizar el sacrificio, los que tienen que soportar que les llamen esquiroles o cosas peores, y los que han de dar la cara ante los ciudadanos.

Responsables del Cuerpo se sentaron el viernes 11 en una mesa en torno al ministro de Fomento -por cierto, que no se vio por ningún lado ni al ministro del Interior ni a su número dos, José Antonio Nieto, quizá no les venía del todo bien en su agenda- y tomaron decisiones.  Entre estas decisiones, la de mayor calado sería la de reforzar la presencia de agentes de la Guardia Civil en el aeropuerto de El Prat. 

Sin embargo, no se puede olvidar que fue el Gobierno quién tomó la decisión de privatizar la seguridad pública en los aeropuertos, en una primera fase, y los centros penitenciarios, posteriormente. Pero como ahora no les interesa lo que tienen delante, que no es otra cosa que trabajadores ejerciendo derechos, por culpa de unas condiciones laborales precarias y el fallo del dialogo, recurren nuevamente a lo público, y en concreto a servidores públicos carentes de derechos y sin herramientas que puedan mostrar si los guardias civiles están de acuerdo con las condiciones que han sido llamados.

Por tanto, la solución vuelve a llegar en modo de sacrificio de trabajadores sin derechos, los guardias civiles. Esos ciudadanos de uniforme, sin derecho de sindicación, sin negociación colectiva, sin posibilidad de formular peticiones conjuntas, sin posibilidad de quejarse o mostrar malestar. Y ahora que se recurre a estos servidores públicos, los de siempre, se olvidan de que precisamente llevamos más de diez años solicitando una equiparación salarial con policías autonómicas, y que ni tan siquiera se ha recibido una propuesta para cumplir esta eterna promesa electoral.

Mientras tanto, son los ciudadanos quienes pagan las consecuencias de la decisión de privatizar una parte de la seguridad pública, transfiriendo competencias exclusivas de la Ley 2/86 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a empresas de seguridad, quienes como  toda empresa privada miran por sus beneficios, aunque sea a costa de precarizar las condiciones laborales de sus trabajadores.

Y éstas son las consecuencias de un sistema económico neoliberal, cumpliendo el axioma de maximizar beneficios, y minimizar costes. Desechando lo público, eso sí. 

En fin, pasen y tomen asiento en este circo de lo absurdo, que la banda va a empezar a tocar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa mafia mexicana
Artículo siguienteBarredo
Guardia civil destinado en la unidad de Tráfico de Tenerife, es el secretario de comunicación y portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en la Guardia Civil. Ingresó por vocación y pronto se convirtió en un luchador ingénito en la defensa de los derechos de los y las guardias civiles, para conseguir el cambio hacía una Guardia Civil plenamente democrática y del siglo XXI. Actualmente desarrollando el Trabajo Fin de Grado de Sociología, por la universidad de La Laguna, en la realización de un estudio sobre la percepción de ciudadanía de los guardias civiles y su relación con la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + Nueve =