El proyecto “Cazadores de Plásticos AMPs” es una iniciativa prioritaria para prevenir, reducir y eliminar la basura marina del Mar Mediterráneo, que se financia a través del programa Interreg Med de la UE con €5 millones, nace a raíz de la iniciativa “Cazadores de Plásticos”, promovida por la Universidad de Siena y aprobada en 2016 e impulsada por los 43 Estados miembros de la Unión por el Mediterráneo (UpM). La basura marina representa una amenaza para los ecosistemas marinos y costeros del Mediterráneo, más o menos el 80 % de dicha basura proviene de actividades terrestres, y mayormente constituida por plástico. El mar Mediterráneo es una de las regiones más afectadas por la basura marina en el mundo y las consecuencias de esta contaminación en las áreas marinas protegidas aún no recibe la atención necesaria.

La Unión por el Mediterráneo (UpM) es la organización intergubernamental Euro-Mediterránea en la que se encuentran los 28 países miembros de la Unión Europea y 15 países del Sur y el Este del Mediterráneo. La UpM tiene como objetivo fortalecer la cooperación regional, el diálogo y la implementación de proyectos e iniciativas concretos con un impacto tangible en los ciudadanos, abordando así los tres objetivos estratégicos: la estabilidad, el desarrollo humano y la integración.

La ya mencionada Universidad de Siena, el ISPRA y un consorcio de organizaciones nacionales y regionales llevaran a cabo el proyecto. El objetivo es mantener la biodiversidad y preservar los ecosistemas naturales en las áreas marinas costeras a través de un enfoque global, coordinado contra la basura marina. El proyecto abordará durante 4 años el ciclo completo de gestión de la basura marina, desde el estudio y diagnóstico para la prevención y la mitigación, hasta la definición de acciones para reforzar el trabajo colaborativo entre las áreas marinas protegidas ubicadas en Albania, Croacia, Grecia, Italia, Francia y España. El proyecto prevé la transferencia y de resultados y logros a toda la cuenca del Mediterráneo.

Las acciones de prevención y mitigación incluirán la pesca de basura a través de campañas con los pescadores, la recogida de material abandonado de pesca o recreativo, así como la implementación de mecanismos de reciclaje, de sistemas de depósito para envases de bebidas, la reducción de bolsas de plástico, etc. También se organizarán actividades de demostración y campañas de sensibilización. El plan contribuirá a definir y a poner en marcha un Plan Regional sobre la Gestión de la Basura Marina en el Mediterráneo, que incluirá recomendaciones para la formulación de políticas a nivel nacional, regional y local.

El vicesecretario general de la UpM, Miguel García-Herraiz, a cargo de Agua y Medio Ambiente declaró que “todos tenemos la responsabilidad de preservar el Mediterráneo y evitar que se convierta en una amenaza para nosotros y las futuras generaciones”. Y añadió, “todos los países de la UpM tienen la firme voluntad de trabajar juntos en esta área vital a través de una  cooperación. Me complace anunciar que el proyecto Cazadores de Plásticos AMPs ha sido completamente financiado este año y comienza ya la fase de puesta en marcha”.

Mohamad Afana, Copresidente de la UpM para Medio Ambiente y director de Políticas y Desarrollo Institucional en el Ministerio del Medio Ambiente de Jordania manifestó que “la basura marina fue definida como un área prioritaria en la Declaración Ministerial sobre Medio Ambiente y Cambio Climático de la UpM, adoptada por los 43 países en 2014. La descontaminación del Mediterráneo y la prevención siguen siendo una prioridad máxima”.

Por ultimo la profesora de Ecología y Ecotoxicología en la Universidad de Siena, Cristina Fossi, declaró que “es un asunto prioritario, ya que es una de las regiones más afectadas del mundo y es un mar cerrado. La biodiversidad marina puede verse amenazada por los residuos plásticos”.

La basura marina representa una amenaza para el medio ambiente marino y costero del Mediterráneo. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, la cantidad media de residuos sólidos municipales producidos en la UE es de 520 kg per cápita al año y que incrementaran a 680 kg en 2020. A su vez los residuos sólidos generados en países del Mediterráneo y no europeos es aproximadamente la mitad del nivel per cápita en la UE, aun que la generación de residuos ha aumentado un 15 % en la última década en las áreas del sur del Mediterráneo. Al mismo tiempo, millones de animales marinos mueren cada año a causa de la basura marina. En algunas áreas, los microplásticos ya superan en número al plancton en una proporción de seis a uno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + 9 =