La presencia, la apariencia, el ser exterior y no el interior, esas cosas que muchas veces resultan desde una perspectiva racional superfluas influyen y mucho a la hora de conseguir trabajo o de pasar sucesivas entrevistas de trabajo. Depende del ramo de la empresa contratante o si es una entrevista previa en una agencia de colocación, todo influye a la hora de presentarse y optar a ser el candidato o candidata elegida. Y cuidado, no siempre vale el “típico” recurso al traje o a la falda-chaqueta, no. Hay que analizar un poco frente a quién te vas a presentar y entonces decidir el cómo te vas a presentar.

Todo esto viene siempre después de tu mejor carta de presentación: la forma en que te expreses. Las palabras ayudan mucho más que un buen traje o un buen maquillaje. Ahora bien, puede haber personas que opten también a ese puesto de trabajo con capacidades oratorias como las tuyas y con un curriculum similar o superior. Por eso, el detalle de la prestancia general en una entrevista es sumamente importante. Primer aspecto a tener en cuenta. Si la entrevista es para realizar unos tests o algún tipo de prueba en alguna agencia de colocación, la indumentaria debería ser normal, del día a día, y especialmente que te haga sentir cómodo o cómoda porque bastante estrés vas a sufrir con las pruebas a realizar.

Si la entrevista es para el contratante final, da igual si es la primera o la segunda entrevista, ahí sí que hay que cuidar hasta el último detalle. Fundamental el peinado. Nada de pensar en parecerte a Cristiano Ronaldo o a cualquiera de las chicas de MHV.

Lo mejor un peinado que no te moleste y os haga sentir con comodidad. Sin excesos pero sin ser planos. Aquí puedes ver algunos ejemplos de peinados. La barba de tres días puede ser muy atractiva los sábados por la noche, pero puede no serlo en esa entrevista. Salvo que tengas una barba tupida, mejor aféitate.

En el caso de las mujeres el maquillaje, en caso de utilizarlo, no debe ser excesivo, ni festivo. Cuanto más liviano y más resalte los aspectos positivos de ti mucho mejor. Y si puede ser un maquillaje que no se note mucho mejor.

La ropa dependerá del tipo de empresa para la que trabajes. Si es un banco, lo clásico suele ser un elemento casi obligatorio. Si es de cara el público en ventas, una mezcla de clásico o casual puede servir. Si es en una empresa tecnológica, lo casual podría ayudarte. Lo ideal es que investigues cómo suelen vestir los empleados y empleadas de esa empresa (puedes pasarte por las oficinas para ver en el exterior) e intentar ir un poco más allá de lo que veas. O un poco más acá. Aunque lo importante es que tu aspecto no parezca impostado y poco tuyo. Cuanto más natural más posibilidades de diferenciarte, aunque sin lo demás una buena presentación no sirve.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + siete =