La huelga de estudiantes del próximo 26-O denuncia una educación “para precarizar”

Ana García Rubio, secretaria general del Sindicato de Estudiantes, avisa de que algunos centros están impidiendo la información a los estudiantes

2
Ana García Rubio, Secretaria General del Sindicato de Estudiantes.
Ana García Rubio, Secretaria General del Sindicato de Estudiantes.

El Sindicato de Estudiantes, junto a la CEAPA y CCOO y UGT –aunque estos dos sólo en Madrid– han convocado una Huelga General Estudiantil a nivel estatal en contra de “las reválidas franquistas”, uno de los puntos que recoge la actual ley educativa aprobada por el PP, la LOMCE. Tendrá lugar el próximo miércoles 26 y todo hace augurar un nutrido seguimiento.

Declaran que “Después de cuatro años de recortes salvajes, el Partido Popular vuelve a declarar la guerra a la juventud y a las familias trabajadoras. Aprovechando los meses de verano, el gobierno de Mariano Rajoy ha aprobado por decreto y a escondidas la mayor agresión contra la educación pública en décadas: la entrada en vigor de las reválidas franquistas. El objetivo es claro: expulsar fulminantemente del sistema educativo a cientos de miles de jóvenes de familias humildes.”

La Secretaria General del Sindicato de Estudiantes, Ana García Rubio, entrevistada por Diario 16, explica que las reválidas que propone la LOMCE son muy parecidas a las que existían durante la dictadura franquista. “Son exactamente eso, las que tuvieron que pasar nuestros padres y ahora nosotros, y su objetivo es actuar de filtro entre la población”. Continúa García Rubio: “Son propias del modelo social del Partido Popular, se hacen ricos a costa de la precarización”.

“Es más fácil que la gente no tenga estudios ya que estudiar nos libera y nos hace críticos” argumenta.

El Sindicato de Estudiantes lleva meses organizando esta huelga y han convocado a todos los institutos y centros de formación profesional del territorio español. “Hay entusiasmo y mucha movilización con la huelga del 26, si se hacen las reválidas van a ir a la calle cientos de miles de estudiantes”, asegura la secretaria general.

El Sindicato ha informado a los centros de su derecho a huelga y los motivos que les pueden mover a hacerla, mediante hojas informativas, carteles y asambleas. Según la ley, el Sindicato de estudiantes tiene derecho a realizar este tipo de actividades. Sin embargo, denuncian que una serie de centros les han impedido realizarlas. “Cuando pedimos un aula durante 15 minutos en el recreo para hacer una asamblea con los estudiantes, nos dicen que no”.

Negativas variopintas

Entre los Institutos que han dado la negativa se encuentran, según García Rubio, “El Instituto de Educación Secundaria Fortuny (Madrid), Instituto de Educación Secundaria Ies Blas de Otero (Madrid), el IES Villablanca (Madrid), Instituto de Educación Secundaria Joaquín Turina (Madrid), IES Jimena Menéndez Pidal (Madrid)” cuenta Pablo Alcántara, afiliado del Sindicato”. Y concluye: “Estos son algunos, pero hay más”.

Las razones que han dado los directores para no permitir la huelga y el acceso de los sindicalistas a los centros, son variopintas. “Nos han dicho desde que no tenemos derecho a huelga hasta que no se puede porque lo hacemos por motivos personales” cuenta la secretaria general del sindicato. “En Huelva, una directora dijo a los estudiantes de su centro que para organizar la huelga debían pagarle a ella la cuota que se paga como afiliado al Sindicato de Estudiantes”.

Siete leyes en 35 años

La educación siempre ha sido un terreno cambiante en España. En los últimos treinta y cinco años, ha tenido siete leyes escolares.

La LGE, aprobada en 1970, fue la primera Ley Educativa de la democracia. En 1980 llegó la LOECE, que duró tan sólo cinco años, cuando dio paso a la LODE, que estableció “la actuación de los centros docentes con sujeción a los principios constitucionales, garantía de neutralidad ideológica y respeto de las opciones religiosas y morales”.

Tras varios años de negociación y propuestas, en 1995 llegó la LOGSE, que fue aprobada en el Congreso con los únicos votos en contra del PP. Tras siete años con esta ley, volvió a haber cambio educativo, y nació la LOCE, ley aprobada con los únicos votos favorables del PP y de Coalición Canaria. Sólo cuatro años después y con el PSOE de nuevo en el poder, apareció la LOE, ley que establecía que todos los centros tendrían que ofrecer la asignatura de Religión, pero “sólo la cursarán los alumnos que lo deseen, sin alternativa”.

Y por fin llegó la ley que motiva la huelga: La LOMCE, o la “frustrada LOCE del PP”, ya que recupera las reválidas al final del bachillerato y ESO, la Religión evaluable, un nuevo sistema para fijar los contenidos de las asignaturas con el que el Gobierno central se asegura más control de las materias troncales, da más poder a los directores (que elige la Administración), elimina la Educación para la Ciudadanía, apoya a los centros privados y un largo etcétera severamente criticado por la comunidad educativa.

La oposición a esta ley es evidente. No sólo los partidos políticos y la comunidad educativa, también un amplio sector de la ciudadanía ha dicho “no” a esta ley, a la que tachan de “partidista, conservadora, sexista, clasista”, e incluso “antieducación”. 

“Todos quieren su huelga”

García Rubio cuenta a Diario16 que están recibiendo mensajes para sumarse a la huelga no sólo de centros situados en grandes ciudades, sino de pueblos y localidades más pequeñas: “Todos quieren tener su huelga”.

Los mensajes de suma cruzan el océano atlántico y llegan mensajes cómo estos: “Desde el Sindicato de Estudiantes llamamos a todos los estudiantes a vaciar las aulas en una gran huelga que celebraremos el próximo día 26 de octubre”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. He trabajado de profesor en varios paises (Reino Unido, Nueva Zelanda, Singapore, Malta), con diferentes sistemas educativos. Todos han tenido “reválidas” o exámenes fin de curso, muchos de ellos, examenes externos. Ninguno de estos países ha tenido un “Franco”, son países con historia democrática, y con alto nivel de Educación. ¿Que les pasa a los estudiantes españoles? ¿Es que no quieren tener que estudiar?

  2. No son sólo “las reválidas” que son siempre muy cuestionables y donde los alumnos dependan para obtener un título no sólo sacar los cursos adelante sino también superar la correspondiente reválida. Es también el adoctrinamiento religioso cristiano en las aulas, con una asignatura que en estos tiempos no debería ni ser evaluable ni mucho menos estar presente en los colegios, el beneficiar a la educación privada (que no deja de ser un negocio) en detrimento de lo Público…
    Invito desde aquí al que quiera dentro de la libertad que se sume a firmar esta iniciativa:
    https://www.change.org/p/educaciongob-noalasrev%C3%A1lidas-ministerio-de-educaci%C3%B3n-retirad-las-rev%C3%A1lidas-finales-en-la-eso-y-bachillerato

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 4 =