No se trata de alardear. Ni siquiera de esperar el reconocimiento generalizado (o la repulsa de los críticos). Ni tan siquiera la opinión contrastada de los que pudieron ser espectadores de muchos de los acontecimientos. Pero, al menos, se pide que pueda difundirse, aprenderse, en definitiva, conocerse, la aportación que han hecho los partidos a la Democracia en nuestro país.

Cansados del debate entre la nueva y la vieja política, entre lo viejuno y lo emergente, entre el arriba y el abajo, que dirían algunos, tenemos que poner en claro, y no es la primera vez, que algo tuvieron que ver partidos, como el PSOE, en las grandes conquistas del estado del bienestar que, con mayores o menores dificultades, disfrutamos hoy.

Digo esto, porque no es menos cierto, y lo he podido comprobar en multitud de charlas, que muchos componentes de las generaciones más jóvenes, no son conscientes de que lo que ellos ven a su alrededor no siempre estuvo ahí. Y no hablamos de cientos de años, a veces, los avances sin los cuales sería impensable para ellos poder pasar unos minutos ( desde la electricidad, agua corriente, teléfono, el asfaltado de sus calles, pasando por las autovías, los hospitales, los pabellones deportivos, las casas de cultura, los Institutos en los pueblos, la Universidad en las ciudades….) son obra de poco más de unas decenas de años.

Muchas personas no muy mayores todavía recordarán su ausencia. Y claro, posiblemente no surgieron estas conquistas sin el necesario impulso de hombres y mujeres, con ilusión, con pasión por la vida pública, por necesidad de contribuir a la mejora de la vida de sus ciudadanos…. Y tampoco olvidemos que en todos los grandes acontecimientos estuvo en el centro el PSOE.

Precisamente esta semana me acordaba de un gran maestro, el primer alcalde socialista de Cáceres de nuestra recuperada Democracia: Juan Iglesias Marcelo. Se acaba de publicar una biografía suya, donde, como tantas veces me enseñó, nos ilustra sobre su ascendencia política, sobre sus inquietudes, sobre su altura de miras y la necesidad (él lo consiguió en numerosas ocasiones) de construir consensos. En definitiva, sobre buscar y lograr ser un hombre bueno.

Por eso, es preciso que la Historia sea conocida por nuestros jóvenes. Es importante que conozcan la labor de partidos, en mi caso el PSOE, que tanto ha hecho por la ciudadanía y sobre todo que consiga estimular la movilización de la que tan escasos andan para los asuntos más sensibles de sus paisanos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Estoy de acuerdo, al menos en parte, con la opinión de Ayala. Es necesario que se conozca pero, en la actualidad, necesitamos mucho más que eso. Esos partidos se han quedado estancados en lo que se hizo en la Transición y eso ya no sirve.

    Por cierto, se os están yendo muchos “dobles espacios”, faltas de ortografía, doble interlineado, imágenes de mala calidad,… Eso resta mucho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 3 =