No me he equivocado con el titular, creo nefasta la guerra que se lleva a cabo desde los medios. Cuesta adivinar quienes tienen razón, busquen una noticia cualquiera, contrástenla, verán que puede tener diferentes visiones.

Mi marido era un gran lector de periódicos, decía que, ante todo, era preciso leerlos en vertical, luego, seguía la vía normal horizontal.  Yo leo, de entrada los titulares y, a menudo, no se corresponden con la narración.

Años atrás, ser periodista, suponía mucho más de lo que ahora: tenías que buscar las noticias, no llegaban por ninguna cadena. Luego, tu responsabilidad, exigía contrastarlas, ir in situ para conocer lo acaecido, escuchar los pormenores de unos y otros para sacar tus conclusiones que no escribirías, ya que deben ser los lectores quienes decidan, solo debes darles toda la información verídica sea cual fuere, te guste o no para que cada cual haga su veredicto, decida a su aire.

Ahora me siento burlada, no entiendo lo que piensan algunos que, además,  lo convierten en artículo de fe: políticos, economistas, gente de la calle. Todos se creen en posesión de la verdad.

Me pregunto ¿cuál y como es la verdadera VERDAD?  ¿Existe? ¿No será que somos nosotros quienes la creamos, a nuestro albur, según nos convenga? Es lo que hacen algunos medios, optan por lo que les reporta mayores beneficios.

Son muchos, demasiados los que no piensan. Cacarean lo que les conviene, no a ellos sino a aquellos que tienen poder en cualquier modalidad –político-económico-social. Luego, tal vez les reportará  ventajas.

No piensan que la labor de los periodistas es Informar a partir de lo que está a nuestro alcance que es mucho. Sepamos discernir respecto a lo que nos gusta y quisiéramos, pero también sobre lo que No nos gusta, para poder subsanar.

Lean distintos periódicos, escuchen diferentes medios de radio y TV.

A menudo son tan dispares que te hacen sentir como recién llegado de otro planeta. A algunos nos dicen: estás envejeciendo,  eres de una sociedad que ya no existe.

Pues sí, es mí respuesta y, a mucho honor. Vengo de otro planeta, quiero un Mundo de igualdad y Fraternidad. Una Sociedad de clase media, ni pobres ni muy ricos…

Educación-Cultura al poder con grandes dosis de PALABRA, siete maravillosas letras de profundo contenido que deben calar en todos los corazones, en toda la sociedad global, la que debe configurar un nuevo mundo. Una nueva manera de ser, vivir, obrar, compartir.

La alegría deber ser nuestra gran aliada, no más lágrimas, ni tristeza. No más limitaciones ni lamentaciones. SONRISAS como, si de repente, todos nos convirtiéramos en niños con su juguete nuevo.

Vida a la vida, alegría y amor en un mundo sencillo, sin traumas. Disfrutando de la Naturaleza, de nuestros campos y bosques, de nuestros mares y océanos.

De todo lo que tenemos a nuestro alcance sin temor a represalias porqué los mangantes de turno habrán desaparecido y se habrán convertido en nuestros amigos-compañeros de viaje.

He aquí un deseo, un cuento que podemos, si nos lo proponemos, convertir en realidad.

No más mandatarios ni intermediarios con sueldos vergonzantes. Todos a la una con gente que dirija nuestro futuro con equidad y AMOR, el principal ingrediente.

Lo siento, he escrito mi Manifiesto a la Vida, el mundo que deseo para todos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − cinco =