La Guardia Civil inmoviliza más de 100 toneladas de alimentos y cerca de 27000 litros de bebidas en una operación para controlar su comercio y distribución ilegal

 

La Guardia Civil ha desarrollado una operación en todo el territorio nacional que ha llevado consigo la retirada del mercado de productos de alimentación y bebidas comercializados de manera irregular, en muchos casos productos típicos de consumo en estas fechas navideñas.

En términos cuantitativos, se han intervenido 102.440 kilos de alimentos y cerca de 27000 litros de bebidas, 65176 pastillas edulcorantes y 752 jamones, que, de haber entrado en el mercado, hubieran supuesto un grave peligro para la salud.

Han sido realizados 1714 controles e inspecciones, resultando como infractores 684 personas. Durante el desarrollo de la operación se han esclarecido 6 delitos, por los que se ha detenido a 8 personas y se ha investigado a otras 16.

La operación, de alto impacto, ha sido llevada a cabo con el objetivo de detectar actividades irregulares en unas fechas donde el incremento del consumo provoca la puesta en el mercado para su venta y utilización de productos alimenticios de baja calidad, así como la vulneración de la normativa existente en materia de almacenamiento, distribución de productos de calidad diferenciada, así como falsificación de etiquetado y contrabando de estos productos.

Entre los principales productos alimenticios figuran pescados, mariscos, conservas, carnes, embutidos, lácteos, quesos, dulces, frutas frescas, bebidas alcohólicas, refrescos y aceites.

En la operación han participado cerca de 2000 guardias civiles, entre los que se encuentran agentes del Servicio de Policía Judicial, del Servicio de Protección de la Naturaleza, del Servicio de Fiscal y Fronteras y de Unidades territoriales repartidas por toda la geografía nacional.

Control de comercio y distribución irregular de productos alimenticios

La problemática asociada a la seguridad alimentaria afecta a varios ámbitos sociales y bienes jurídicos de relevancia internacional y de especial sensibilidad social, que es objeto de interés por parte de las diferentes autoridades, puesto que puede conllevar un grave riesgo para la salud de las personas.

La Secretaría General de INTERPOL, en colaboración con EUROPOL, coordina, desde el año 2011 a nivel internacional, operaciones que se centran en la lucha a nivel mundial contra la producción, adulteración, falsificación y tráfico de alimentos, incluyéndose los protegidos por la Propiedad Industrial e Intelectual.

Los objetivos de estas operaciones son:

  • Proteger la salud pública
  • Luchar contra los grupos organizados dedicados al comercio ilegal de productos alimenticios falsificados
  • Potenciación de la cooperación internacional entre las fuerzas de seguridad y las agencias reguladoras de productos alimenticios
  • Mejorar la cooperación con las empresas privadas pertenecientes a la industria alimenticia

Con estas iniciativas se pretende dar cumplimiento a la legislación internacional en esta materia y en particular a la normativa europea en lo que se refiere a la protección de la salud pública y de los consumidores, así como a la lucha contra este tipo de delincuencia, basada en el comercio de comida y bebida falsificadas o que no reúnen los requisitos legales para el consumo humano.

El Consejo de la Unión Europea ha establecido una lista de prioridades para mejorar la lucha contra la delincuencia grave y el crimen organizado, entre las cuales se encuentra la producción y distribución de productos violando la normativa existente en materia de salud y seguridad alimentaria.

Por ello, las principales actividades que son objeto de los controles e investigaciones que se ponen en marcha en el marco de estos dispositivos son la producción, envase, transporte y distribución de este tipo de productos.

Para llevar a cabo la operación es fundamental la coordinación y el intercambio de inteligencia entre los diferentes países participantes y muy especialmente a través de los mecanismos establecidos por INTERPOL y EUROPOL. Asimismo, se cuenta con la colaboración de representantes y expertos de empresas privadas que asesoran a los agentes en cuestiones técnicas y legales relativas a los requisitos que deben reunir los diferentes productos que se comercializan.

Recomendaciones para el consumidor

  • En caso de detectar alguna irregularidad en la fabricación, distribución, comercialización y consumo de productos alimenticios póngase en contacto con la Guardia Civil.
  • Consuma en estas fechas en sus establecimientos habituales.
  • En caso de dudas sobre el producto pregunte sobre su procedencia y características a los responsables del establecimiento.
  • Cuando consuma en establecimientos en los que no suele hacerlo, compruebe que el etiquetado del producto está en alguna lengua oficial de España
  • Revise la fecha de caducidad de los productos que compra.
  • Desconfíe de precios anormalmente reducidos y que se alejen del coste normal del producto, especialmente cuando se trate de productos de marca o con denominación de origen.
  • Si tiene alguna duda puede consultar a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutricional, organismo competente en esta materia.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =