El año 2016 terminó con 1.160 muertos en las carreteras españolas, 29 más que en 2015. Los accidentes de tráfico son, además, la principal causa de mortalidad entre los jóvenes, especialmente entre los 18 y 24 años. En Europa, los jóvenes con esas edades suponen un 8% de la población, pero representan el 15% del total de muertes en accidentes de tráfico, según estudios recogidos por la propia DGT.

Es evidente que la siniestralidad en las carreteras es uno de los grandes motivos de preocupación para cualquier gobierno en España. Por este motivo, y para prestar un servicio más eficiente y profesional, los cambios deben llegar en la manera en que se gestionan los recursos de la Dirección General de Tráfico, y especialmente la manera de trabajar de los miembros de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Una especialidad creada para atender de manera exclusiva la vigilancia, regulación, auxilio y control del tráfico y del transporte, y la seguridad vial en nuestras carreteras. Sin embargo la DGT no puede sino aportar la cantidad presupuestaria que la propia Guardia Civil le solicita, sin más influencia en su manera ejercer estas misiones.

Mejores sueldos, mejor material, más motivación y más efectividad se conseguirían si se le permitiese cierto grado de injerencia por parte de la DGT en la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, y se colaborase en equipo. Así mismo, la propia DGT debería mantener contacto directo con las asociaciones profesionales de los guardias civiles, a la postre verdaderos conocedores de la problemática existente en las vías y deficiencias a corregir.

Y entre estas prácticas a corregir debe ser prioritario eliminar la vinculación entre la actividad de los agentes con los complementos salariales. Hablamos de una norma que afecta a los guardias civiles de tráfico, y que no hace sino que crear malestar y modificar las pautas de comportamiento de estos agentes de tráfico. La Agrupación de Tráfico siempre se ha caracterizado por auxiliar a los conductores, mostrar su presencia en las vías, y sancionar cuando en el cometido de sus funciones se observa una infracción; pero dar prioridad a unas acciones por encima de otras no es buen camino. Los datos así lo reflejan.

La seguridad pública no es una fábrica ni un puesto de venta donde todo se puede cuantificar y medir. ¿Cómo valorar una regulación de tráfico en una curva sin visibilidad, lloviendo a las cuatro de la mañana de la misma manera que regular en una rotonda con visibilidad? ¿Cómo valorar unas denuncias por encima de otras y la casuística que afecta a cada intervención del agente? ¿Cómo saber a qué clima, circunstancias del tráfico o necesidades del servicio se enfrentan cada día en diferentes puntos de la geografía de España los agentes?

La verdadera política de gestión y liderazgo en la Guardia Civil pasa por motivar, formar, y hacer participes a los guardias civiles de la gestión de la seguridad vial y conectar con la DGT de manera efectiva y real. Humanizar la labor y reconocer el sacrificio de los miles de agentes que cada día se juegan la vida para dar seguridad y protección a los conductores y usuarios de las vías, desde la especialidad de la Guardia Civil con más bajas en acto de servicio urge. Es hora de reconocer con hechos esta labor y trabajar conjuntamente en la seguridad vial.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl segundo, el minuto, la hora
Artículo siguienteLa verdadera grieta

Guardia civil destinado en la unidad de Tráfico de Tenerife, es el secretario de comunicación y portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en la Guardia Civil.

Ingresó por vocación y pronto se convirtió en un luchador ingénito en la defensa de los derechos de los y las guardias civiles, para conseguir el cambio hacía una Guardia Civil plenamente democrática y del siglo XXI. Actualmente desarrollando el Trabajo Fin de Grado de Sociología, por la universidad de La Laguna, en la realización de un estudio sobre la percepción de ciudadanía de los guardias civiles y su relación con la sociedad.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 4 =