El Gobierno de Carles Puigdemont ha condenado la actuación de la Policía y la Guardia Civil en varios colegios electorales de Cataluña, a consecuencia del referéndum ilegal, que finalmente se ha celebrado pese a estar suspendido por el Tribunal Constitucional. El conseller de Presidència ha calificado lo ocurrido a las puertas de los colegios como “violencia de estado” y ha pedido a los ciudadanos que denuncien los hechos ante los Mossos d’Esquadra.

“La actuación de la Policía responde al criterio de “a por ellos”, con una clara voluntad de hacer daño a los ciudadanos”. Con estas palabras, Jordi Turull ha hecho referencia a la intervención policial. Además ha calificado de “gravísimo e inaudito” que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado hayan recurrido a los disparos con pelotas de goma para impedir que los ciudadanos accediesen a los colegios electorales este 1 de octubre.

El también portavoz del Gobierno catalán ha pedido en rueda de prensa que las personas heridas, alguna de ellas grave, como consecuencia de “esta violencia de estado que se está viviendo en algunos colegios de Cataluña”, denuncien lo ocurrido ante los Mossos d’Esquadra inmediatamente después de haber solicitado un certificado de lesiones en los centros médicos donde han sido atendidos.

La Consellería de Salud de la Generalitat ha cifrado en 844 los heridos, dos de ellos graves e ingresados en los hospitales Sant Pau y el Vall d’Hebron de Barcelona. A esta cifra hay que sumar los 9 policías nacionales y 2 guardias civiles heridos leves.

La persona ingresada en el hospital Sant Pau ha sido operada de urgencia de una herida en el ojo provocada por el impacto de una pelota de goma usada por los antidisturbios. La otra persona se encuentra ingresada en el Hospital Vall d’Hebron, donde permanece en estado crítico, a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio durante una de las cargas policiales. Se trata de un hombre de 70 años que había sido reanimado y evacuado por varios médicos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) al hospital Arnau de Vilanova, donde llegó en estado crítico. Posteriormente, el hombre fue trasladado en un helicóptero medicalizado al Vall d’Hebron.

Por su parte, Trurull ha señalado al Gobierno de Mariano Rajoy como único responsable de lo ocurrido este domingo durante el referéndum. El dirigente ha advertido que “todos los daños personales y materiales son exclusivamente responsabilidad de Rajoy y el Gobierno del PP”.

Del conjunto de heridos tras el 1-O, 355 se encontraban en la región de Barcelona, 294 en Barcelona ciudad, 46 en la Catalunya central, 27 en el Camp de Tarragona, 55 en Terres de l’Ebre, 249 en Girona, 111 en Lleida y uno en la Región del Alt Pirineu-Aran.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 2 =