Un total de 33 trabajadores que prestaban sus servicios en las delegaciones de la Generalitat en el extranjero, lo que ha llegado a denominarse como embajadas catalanes, han sido despedidos por el Ministerio de Exteriores.

El cierre de las delegaciones de la Generalitat en el exterior ha provocado el cese de 33 trabajadores, que la Generalitat no ha reubicado en otros destinos, tal y como le solicitó el Ministerio de Exteriores, han informado fuentes de este departamento.

Los ceses de los 33 trabajadores -contratados en 13 de las 14 delegaciones de la Generalitat en el exterior- han sido firmados por Alex Villatoro, el secretario general de la Consejería de Afers i Relaciones Institucionals y Exteriors i Transparència que dirigía Raül Romeva, actualmente en prisión preventiva. Villatoro ha dirigido una carta a cada uno de ellos en las que les comunica el cese en sus funciones.

Exteriores ofreció a Alex Villatoro que presentara, antes del 28 de noviembre, un plan de reubicación de estos trabajadores en organismos de acción cultural o en el Instituto Ramon Llull, un extremo que no ha cumplido el secretario general de la Conselleria de Afers i Relacions Institucionals i Exteriors y Transparència, lo que provocado el cese de los trabajadores.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + tres =