La Fiscalía General del Estado ha pedido el archivo de la querella criminal presentada en septiembre en el Tribunal Supremo por el ex alcalde de Barcelona Xavier Trias y la antigua Convergència Democrática de Catalunya (CDC) contra el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por el contenido de las grabaciones en su despacho de octubre de 2014, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Trias y CDC acusaban a Fernández Díaz de los delitos de violación de secretos, prevaricación y malversación de fondos públicos por sus conversaciones grabadas y filtradas a la prensa con el entonces director de la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC) Daniel de Alfonso, en las que el ministro del Interior maniobraba supuestamente para fabricar escándalos contra los independentistas catalanes.

La Sala de lo Penal del alto tribunal, que tiene ya el informe de la Fiscalía General del Estado, todavía no ha tomado una decisión al respecto, han informado las citadas fuentes. Como ocurrió en julio con otra denuncia interpuesta por ERC y CatSíQueEsPot, la institución que preside Consuelo Madrigal sostiene que el contenido de la conversación entre Fernández Díaz y de Alfonso no se desprenden indicios suficientes para iniciar una investigación penal por haberse llevado a cabo entre dos cargos públicos que tienen entre sus funciones perseguir indicios de delito.

En su querella, Trias y CDC aseguraron que el partido presidido por Artur Mas era el “objetivo” de “todas las turbias maniobras” que presuntamente Fernández Díaz y De Alfonso trataron durante sus encuentros. Apuntaban también a que, en estas reuniones, el ministro fue “elocuente” y no mostró “rubor alguno” empleando “la franca verborrea de quien se cree impune”.

Se trata del segundo posicionamiento del Ministerio Público sobre estas conversaciones en el despacho oficial del ministro en octubre de 2014 y que salieron a la luz pública en plena campaña electoral del 26J. En julio, la Fiscalía del Tribunal Supremo ya se pronunció sobre el contenido de las cintas para asegurar que no veía delito alguno en la actuación de Fernández Díaz. No obstante, la Fiscalía ante el Supremo encomendó a las Fiscalías de Madrid y Barcelona que valoraran si pudieron cometerse delitos de revelación de secretos y malversación de caudales públicos en relación con estos hechos por parte de De Alfonso, que es una persona no aforada y sobre la que por tanto carecía de competencia.

En aquella conversación Fernández Díaz y de Alfonso aludían a políticos catalanes como Xavier Trias, al que se le atribuyó un presunto delito de blanqueo a través de una cuenta en Suiza. También se hacía referencia al líder de ERC, Oriol Junqueras; el dirigente de CDC Felip Puig y el líder de este partido en el Congreso de los Diputados, Francesc Homs.

Esta decisión de la fiscalía se conoce precisamente horas antes de que en el Congreso de los Diputados la oposición en bloque inicie la reprobación del ministro en funciones en la comisión de Interior por este mismo asunto. Este proceso se a la petición del Pleno del Congreso para abrir, a instancias del PSOE, una comisión de investigación contra la gestión del titular de Interior y su estrategia para “fabricar escándalos” para perjudicar a rivales políticos. Fernández Díaz ha respondido este martes que se siente una “víctima” de todo el escándalo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. El ministro del Interior es un franquista de libro, al igual que su jefe, Mariano; ambos tienen un rancio corazón fascista, que rezuma autoritarismo por todos sus poros. El PP es modelo y ejemplo a seguir, por ejemplo, por los neonazis noruegos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × tres =