La Fiscalía ha decidido oponerse a la puesta en libertad del exministro y expresidente de la Generalitat Valencia Eduardo Zaplana que lo había solicitado debido a la leucemia que padece desde 2015 y por la que, tras someterse a un trasplante de médula, recibe tratamiento en el Hospital de la Fe de Valencia.

El Ministerio Público se ha opuesto a esta petición de la defensa del exdirigente ‘popular’ debido a que el martes fue examinado y no se encontró ninguna causa que impidiera su retención y su presencia en los registros.

Zaplana fue detenido junto a otras seis personas el pasado martes en el marco del cobro de comisiones por adjudicaciones durante su etapa al frente de la Generalitat Valenciana.

Este jueves, todos los detenidos en esta operación han pasado a disposición judicial de la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia que les ha tomado declaración.

Se ha escuchado gritos contra el ex ministro

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) ha trasladado a Zaplana desde Madrid hasta Valencia para declarar ante la juez, aunque primero el expresidente valenciano ha sido llevado a la Comandancia de la Guardia Civil de Patraix, en Valencia, a donde ha llegado a las 10.00 horas.

A las 12.25 horas ha salido del cuartel de Patraix un coche gris oscuro, en cuyo interior iba Eduardo Zaplana, con destino a la Ciudad de la Justicia de Valencia, donde el exministro ha pasado a disposición del juzgado de Instrucción número 8. Según salía el vehículo se han escuchado gritos e insultos contra el ex ministro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorTodo por la patria
Artículo siguienteDos fallecidos en la explosión de la pirotecnia que dejan dos menores de 8 y 13 años
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − seis =