Según los datos aportados por una auditoría realizada por la empresa Price Waterhouse Coopers, Miguel Blesa incrementó el sueldo de nueve directivos de Caja Madrid en un 16 % en 2008 de manera arbitraria, y “desobedeciendo” al consejo de administración de la Caja, que había acordado un aumento del 4,5 por ciento. La auditoría es consecuencia del informe del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) del 30 de diciembre de 2014 que advertía sobre estas supuestas irregularidades.

La Fiscalía sostiene que Blesa e Ildefonso Sánchez Barcoj son los culpables del pago irregular de estos 8,5 millones de euros. También consta el “conocimiento y consentimiento” de ambos en el modo de fijación de la retribución variable de los altos directivos; del exceso de aportaciones al plan de pensiones como “gratificación extraordinaria“, y de los “pagos indebidos en relación con el cese” de su secretario.

Precisamente, la Fiscalía destaca los 2.890.000 € percibidos por su secretario y hombre de confianza en la caja, Enrique de la Torre, tras cesar en Caja Madrid. Por ello, considera al ex secretario “partícipe a título lucrativo” y propone que devuelva ese dinero.

Blesa, según el ministerio público, no solo incrementó los salarios cuatro veces más de lo pactado, sino que ni siquiera informó a la Comisión de Retribuciones. En su escrito, anticorrupción concluye que Miguel Blesa y el resto del comité de dirección de Caja Madrid percibieron entre 2008 y 2010 un total de 8,5 millones de euros de forma “irregular” mediante incrementos de sueldos fijos y variables anómalos, deducciones fiscales fraudulentas que repercutieron en la Caja.

El fiscal Conrado Saiz, ha presentado este escrito de acusación ante el titular del juzgado 45 de Madrid que instruye la causa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − Diez =