Dejando a un lado la de Mundiales y Eurocopas, la final de la Champions es el más importante acontecimiento futbolístico. Habrá para todas las opiniones a la hora de decir si, tal y cómo es el orden impuesto por la UEFA, Juventus y Real Madrid son justos finalistas, pero es lo que hay.

Los de Turín casi cuentan en nuestro país con los mismos seguidores que en Italia. La victoria de los de Turín casi será celebrada en nuestro país como en Italia. Ya saben, por atléticos, azulgranas y otras varias aficiones que tienen al Madrid entre ceja y ceja.

Y entiendo esa postura. Porque soy de la opinión de que a mí, en competiciones deportivas, no me representa cualquier equipo español sino el que cuenta con todo mi apoyo. Si veo un partido donde no juega éste, me siento delante del televisor sin nada que perder. Si gana uno de nuestra Liga porque es mejor y lo ha hecho con justicia, pues muy bien. Incluso llamo a los amigos que sienten esos colores para felicitarles. Lo curioso es que cuando gana mi equipo no recibo ninguna llamada.

Por el contrario, si el vencedor es un conjunto extranjero porque fue superior y no necesitó de ayudas me quedo tan tranquilo. No brindo con cava ni nada parecido. Pero quedo lejos de sentirme disgustado.

Lo que no me entra en la cabeza es que haya muchos, más de lo que pueden imaginar, que hasta prefieren la derrota de su equipo con tal de que eso perjudique a su eterno rival.

A lo que vamos, que me estaba despistando. Este sábado me gustaría que ganase el mejor, si son los blancos miel sobre hojuelas. Pero sobre todo que veamos noventa o ciento veinte y pico minutos con la mayor deportividad posible sobre el césped. Que no se dude de la victoria para quien se la lleve por una decisión injusta. Que no se produzcan jugadas polémicas y no tengamos necesidad alguna de referirnos a la actuación arbitral. En la final de Cardiff de Cardiff desearía un partido imposible de ver.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cuatro =