Hoy os voy a proponer una mirada un poco más introspectiva, hacía uno mismo, y vamos a ver qué nos dice Albert Ellis que nos ayudará a sentirnos aún más especiales. 

Albert Ellis (1913-2007) ha pasado por ser uno de los psicólogos más influyentes en la historia de la Psicología – por encima de Freud, incluso-, dejándonos una de las terapias que, en la actualidad, más adeptos tiene: la Terapia Racional Emotiva.

Dicha terapia tiene un componente filosófico importante y nos invita a reflexionar sobre la importancia que debemos darnos a nosotros mismos y nuestras emociones, para poder tener relaciones “sanas” con los que nos rodean.

Veamos algunos de los puntos que nos comenta Ellis:

  1. Interés por uno mismo. Preocuparse por otras personas es conveniente en determinadas situaciones, pero el interés por uno mismo debe ser superior al que se preste a los demás.
  2. Interés por los demás. Como ya hemos hablado en anteriores artículos, somos seres sociales; es por ello que, parte de nuestra felicidad se basa en la relación con nuestros semejantes. Así, es deseable actuar defender y respetar los derechos de los demás.
  3. Autodirección, autorresponsabilidad y autoaceptación. Aunque se pueda cooperar con otros o pedir ayuda, tenemos que asumir que el responsable último de la propia vida es uno mismo. No podemos culpar a los demás de nuestro malestar emocional o de nuestros fracasos, ni hacer valoraciones globales de nuestra vida en función del juicio de otros o de logros externos. Nos debemos aceptar incondicionalmente.
  4. Flexibilidad. Tenemos derecho a cometer errores y tenemos que darnos ese margen de error a nosotros mismos y a los demás. Tenemos que aceptar lo desagradable. Para ello, es fundamental que seamos flexibles, tolerantes y abiertos al cambio. Hay que recordar que no existen verdades absolutas. Por ello, habrá ocasiones en las que no podamos evitar los sentimientos negativos, tendremos que aprender a expresarlos y no evitarlos.
  5. Creatividad. El formar parte o estar inmersos en un proceso creativo o que nos permita desarrollarnos en uno o varios ámbitos de nuestra vida va a ayudarnos a sentirnos más felices. Se trata de asumir un compromiso al que dedicar parte de nuestro tiempo.
  6. Aventura. Asumir riesgos es sano. Enfrentarnos a cosas nuevas nos ayuda a desarrollar nuevas estrategias. Podemos equivocarnos o podemos conseguir lo que nos proponíamos, pero siempre habremos aprendido algo.
  7. Hedonismo. No se trata de buscar la felicidad, sino de sentirla en el momento presente. Hay que buscar el bienestar, pero no buscarlo de forma inmediata y como condición única para ser feliz.

La labor del terapeuta consiste, según Ellis, en ayudar a las personas a elegir y asumir como propia esta filosofía de vida. La asunción de la misma nos conducirá a la eliminación de esas ideas irracionales que tenemos, de ese pensamiento absoluto que nos lleva a pensar que debemos ser amados por aquellos a quienes creemos importantes, cuando lo primero que estamos haciendo es no amarnos a nosotros mismos.

Teniendo en cuenta todo esto, os dejo esta reflexión: ¿Te amas tanto como quieres que te amen a ti? Estar enamorado de uno mismo, aceptarse y quererse, situar la consecución de la felicidad en uno mismo es el paso principal para que los demás te quieran y acepten.

Ellis

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 14 =