Muchos turistas que este año quieran salir de Europa de vacaciones, o quien lo quiera hacer por trabajo, tendrá problemas si no tiene el pasaporte actualizado. Y es que, según denuncia a Diario16 CCOO, los tiempos de espera para renovar el DNI o hacerte el pasaporte supera los dos meses.

Hasta septiembre tendrán que esperar los ciudadanos que hoy vayan a solicitar cita para hacerse el pasaporte.

En este sentido, la Sección Sindical Estatal de CCOO en el Ministerio del Interior denuncia que, casi dos años después de iniciarse el colapso que sufren las oficinas de expedición de DNI y pasaportes, la situación sigue igual e incluso peor.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, anunciaba en el Congreso de los Diputados que dicho colapso se debía a problemas coyunturales y circunstancias excepcionales. Para el sindicato, el ministro “falta a la verdad y engaña a la ciudadanía”.

Asimismo el director general de la Policía anunció que antes del inicio del verano se incorporarían  funcionarios a las oficinas de expedición del DNI. “Estos refuerzos no solamente no han llegado, sino que cuando lo hagan serán tan pocos trabajadores que no permitirán salir del atasco”, critican.

Para CCOO, estamos ante un escenario desalentador para la ciudadanía, en la época de mayor demanda del año y con alrededor del 70% de las 289 oficinas de expedición de documentación en situación técnica de «saturación». Una situación que se repite en Madrid, País Vasco, casi toda Andalucía, Cataluña, y una larga lista de provincias ya se superan los dos meses para solicitar la cita, y este colapso se empieza a extender a las zonas habituales de vacaciones en la costa o el interior de todo el territorio nacional.

No parece que tal situación obedezca a los problemas coyunturales que mencionaba el ministro. Más cuando los datos permitieron a CCOO avisar ya en noviembre de 2015 de que las renovaciones previstas en 2016 iban a superar en 250.000 las del año anterior, una situación que se agrava en 2017, con una previsión de 600.000 documentos más, y 1.200.000 para 2018. El DNI es un documento cíclico, que se renueva cada 5 o 10 años: no es difícil prever el aumento de la demanda.

Según el comunicado remitido a Diario16 por CCOO, El incremento de citas por hora y la ampliación del horario de apertura de las oficinas solo han servido para degradar la calidad del servicio público y añadir presión al personal que lo presta. La ciudadanía y las empleadas y empleados públicos llevan dos años soportando una merma constante de sus derechos por parte de la Dirección General de la Policía y del Gobierno.

El Ministerio del Interior también anunció “a bombo y platillo la instalación de los nuevos ordenadores que agilizarían los tiempos de espera en la tramitación del DNI, pero es una medida incompleta, ya que se sigue trabajando con impresoras y biométricos antiguos. La consecuencia de esto son desconexiones constantes que interrumpen el procedimiento y la grabación de los soportes, situación que se viene agravando en los últimos días, ya que se están haciendo pruebas  con la aplicación durante el horario de atención al público, pasando las expediciones de 12 minutos a prolongarse hasta más de 48 minutos”.

Todo esto supone una demora y una pérdida de tiempo para la ciudadanía y el personal, pero también una importante consecuencia económica, dado que la destrucción de soportes ha aumentado de manera exponencial y está suponiendo, según estimaciones de CCOO, el gasto de más de 15.000 euros diarios.

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorSaracho fracasó por superar objetivos
Artículo siguienteRivera pide al Gobierno del PP que baje los impuestos
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × tres =