Tras la publicación de los datos de paro registrado del mes de enero de 2017 toda la prensa ha hecho hincapié en que el número de desempleados inscritos en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se ha incrementado en 57.257 personas y que la afiliación a la Seguridad Social ha descendido en 174.880. Bueno, todos no, el diario digital OkDiario titulaba la noticia con un eufórico “El mercado laboral crea 570.000 empleos netos en el último año tras el peor enero de la década”. Un titular para reflexionar ante unos datos oficiales catastróficos y, sobre todo, ante la realidad.

La creación o la destrucción de empleo en este país dependen totalmente de las épocas del año

El hecho de que el mes de enero de 2017 el mercado laboral haya destruido más de 170.000 empleos da una idea del estado enfermizo de aquél. La creación o la destrucción de empleo en este país dependen totalmente de las épocas del año, de la estacionalidad.

Esté quien esté en el Gobierno, implemente quien implemente las políticas de empleo, en España sube el paro en enero, baja en épocas vacacionales (verano, Semana Santa) y vuelve a subir cuando finalizan dichas épocas. Esto demuestra que es el calendario el que marca la vida de las personas porque cuando hablamos de empleo tenemos la tendencia de centrarnos en las cifras pero cada número es la historia de alguien, es la necesidad de alguien. Cada número tiene piel, ojos, sonrisa o lágrimas y de eso muchas veces nos olvidamos.

 

Precariedad crónica

La salud de nuestro mercado laboral se sigue midiendo en cifras absolutas sin entrar en otros datos que muestran la realidad del trabajo en España. El empleo que se crea en este país sigue siendo muy precario. Según los datos del Servicio Público de Empleo publicados hoy, en el mes de enero de 2017 se firmaron un total de 1.633.592 contratos, 65.000 menos que en el mes anterior.

en el mes de enero de 2017 se firmaron un total de 1.633.592 contratos

Un mercado de trabajo que destruye empleo y que necesita de 1,63 millones de contratos es un mercado de trabajo en el que la temporalidad, la concatenación y las jornadas son muy precarias. Del total de contratos firmados en enero 150.162 fueron indefinidos (9,19%) y 1.483.430 (90,81%) temporales. Se podría pensar que esta alta tasa de temporalidad está causada por la temporada navideña, pero no es así, ya que es una tendencia que se mantiene en el tiempo.

La precariedad no va sólo ligada al tipo de contrato sino, sobre todo, a la duración de las jornadas. Del total de los contratos temporales firmados, 232.841 (15,6%) fueron eventuales por circunstancias de la producción, el más precario porque suelen tener una duración inferior a la semana.

Cada cifra del paro lleva dentro una historia, unos ojos, una piel, una boca y muchas lágrimas

Si a todo lo anterior le sumamos la masa salarial tenemos un resultado catastrófico, tenemos a un 18% de trabajadores en riesgo de exclusión social y con salarios por debajo del umbral de la pobreza.

Por eso, la euforia del titular de OkDiario o la positividad que han querido transmitir el Secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, y el Secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, al afirmar que el incremento de la contratación indefinida es un claro ejemplo de la recuperación del mercado de trabajo. Recordemos que se han firmado 1,6 millones de contratos de los que sólo un 9% son indefinidos.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + siete =