Axon Partners Group S.L., la empresa de Alfonso de León, es una sociedad de capital riesgo caracterizada, no por su transparencia, tal y como dictaminó el Parlamento Europeo en el 2.007: «Las entidades de capital riesgo deben divulgar a las empresas cuyas acciones adquieran o posean, a los inversores particulares e institucionales, a los intermediarios con alta calidad crediticia (prime brokers) y a los supervisores su política de inversión y los riesgos asociados». En esa misma resolución del Europarlamento, se instó a la Comisión Europea que las empresas de capital riesgo adoptaran «normas que prohíban que los fondos de capital riesgo/inversión “saqueen” las empresas (el denominado “desmantelamiento de activos”), haciendo un mal uso de su poder financiero de forma que se perjudique a la empresa adquirida; que investigue la cuestión del blanqueo de capitales en el contexto de los fondos de cobertura y de los fondos de capital riesgo/inversión; y que estudie la posibilidad de que se apliquen a las inversiones alternativas condiciones contractuales que permitan una limitación inequívoca del riesgo, la adopción de medidas en caso de que se sobrepasen los umbrales, una divulgación adecuada, la descripción clara de los períodos de bloqueo y la supeditación de la cancelación y resolución del contrato al cumplimiento de condiciones explícitas».

La empresa de Alfonso de León no cumple con estos requisitos europeos. En primer lugar, según el Registro Mercantil, las últimas cuentas anuales presentadas son las del 2.015, año en que obtuvo unos ingresos de 1,49 millones de euros y un EBITDA de 0,11 millones de euros. Esta diferencia tan grande entre uno y otro concepto no puede venir más que como consecuencia de la nefasta gestión de Alfonso de León y de sus contactos con personajes perseguidos por las autoridades judiciales de medio mundo o que están medrando en distintos países gracias a los beneficios de la corrupción en países latinoamericanos, principalmente en Venezuela. En segundo lugar, tal y como están obligadas estas empresas de capital riesgo, la sociedad de Alfonso de León está inscrita en la CNMV pero sin más información sobre las empresas que gestiona que la de una sociedad vinculada al millonario y especulador indio afincado en Canarias Ram Bhavnani, quien representó en el Consejo de Axon a la empresa Sonia Canarias SL. Según la información registrada en la CNMV, Axon sólo gestiona 5 fondos, dos de ellos en liquidación:

La confidencialidad que los clientes exigen a este tipo de sociedades no tiene que convertirse en opacidad porque, precisamente, lo que se les insta es a ser absolutamente transparentes.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + cinco =