El nombre de la fallecida Cayetana Fitz-James Stuart, duquesa de Alba, vuelve a aparecer vinculado en un caso de corrupción. Si el nombre de la aristócrata ya brotó durante las pesquisas del caso Emperador, vinculado también al blanqueo de capitales en la red del chino Gao Ping, ahora los investigadores del caso Púnica han descubierto que la fallecida utilizó al mismo ‘blanqueador’ de capitales que el empresario David Marjaliza y el ex número dos del PP madrileño, Francisco Granados, actualmente en prisión por diversos delitos vinculados con la corrupción.

La aristócrata compartía, según los informes de la Guardia Civil, con Granados y Marjaliza las labores de blanqueo del ya conocido Michael Langdon y le hizo llegar a este a una cuenta suya de Suiza la cantidad de 450.000 euros que el ‘blanqueador’ le reembolsó en efectivo a la duquesa siguiendo el mismo sistema empleado con los cabecillas de la trama Púnica.

Los hechos se remontan al año 2007, cuando la aristócrata remitió esta cantidad de dinero desde un banco suizo, el Lombard Odier, al constructor David Marjaliza para que este utilizara el procedimiento habitual que aplicaba con el dinero presuntamente ilícito del hombre de confianza de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid y también número 2 del PP madrileño antes de ser enviado a prisión por corrupción.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × tres =