Data de muchos años la leyenda, difícilmente se sabrá si es urbana o no, que habla de la influencia que tiene Florentino en la alineación de determinados jugadores. Por ahí van los tiros en las opiniones que aseguran que Bale será titular sí o sí el sábado.

No tengo ninguna duda que el presidente del Real Madrid, que actúa en distintas situaciones como si fuera el propietario, ha tenido, tiene y tendrá poder suficiente como para “insinuar” que determinado jugador que le ha costado al club, no a Pérez, una millonada debe jugar siempre que no esté lesionado. Con algunos fichajes, porque, por ejemplo, James está en la lista de los más costosos y se ha pasado más de media campaña en el banco.

Sea cual sea la realidad considero al dirigente blanco lo suficientemente listo para no utilizar alguno de los recursos que se encuentran en su mano. Cuando estamos ni más ni menos que en la víspera de la final de la Champions, la competición de clubs más importante del mundo. Actuar de otra forma sería impropio de su cargo.

Nadie sabe lo que va a hacer Zidane, aunque el galo ya tendrá decidido el once. Si Bale, aun cayendo lesionado, se hubiera recuperado como para jugar el último encuentro de Liga, el sábado hubiese sido uno de los de la partida. Con total seguridad.

Pero no es el caso. Gareth llega a este partido con imperdibles, con no más de siete entrenamientos al mismo nivel que sus compañeros. Como le ocurre, no lo olvidemos, a Carvajal pero de la titularidad del lateral no se habla. Y volviendo al atacante, éste se encuentra con un factor en contra que será el que le lleve al banquillo del estadio de la ciudad que le vio nacer.

Ese factor tiene nombre y apellidos. Francisco Román Alarcón. Para los que gustan del arte en el fútbol, Isco. Que ha llegado a este 3 de junio en el mejor momento. Con su cerebro y sus piernas a pleno rendimiento, hasta llegar a convertirle en el mejor jugador español de por lo menos el último tramo liguero. Su suplencia casi sería un sacrilegio. Porque, como ha manifestado el técnico de la Juventus, el galés es mucho más rápido, pero el malagueño le puede aportar al Madrid la magia de sus regates, el acierto en los pases como, porque no, también su acierto a la hora de ver puerta. Y lo más importante, que Isco está en su momento dulce.

Un partido como el del sábado siempre ha dado pie a polémicas previas, y la de este año ha dado para rellenar páginas y horas en todos los medios de comunicación. Personalmente tengo tan claro que el malagueño será titular como que ambos participarán activamente en la final. Porque Zidane sería incapaz de dejar en el banquillo a Gareth los noventa, o ciento veinte, minutos de la final jugándose ésta como se juega en su casa. La duda no es Isco o Bale, sí saber cuántos minutos estará el galés sobre el césped de Cardiff.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + Diez =