Los mismos dos jueces de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra que decidieron la libertad condicional de los cinco miembros de La Manada, condenados a nueve años de prisión por abusos sexuales a una joven de 18 años, después de cumplir dos años de prisión preventiva, han decidido ahora que el guardia civil Antonio Manuel Guerrero siga en libertad pese a haber intentado sacarse el pasaporte a los tres días de salir de prisión.

El presidente de la Sala Segunda de la Audiencia de Navarra emite un voto en contra de mantenerlo en libertad

Raquel Fernandino Nosti y Ricardo Javier González González han decidido que el agente condenado por abusos sexuales siga en libertad hasta que la condena sea firme. El presidente del tribunal, José Francisco Cobo, ha emitido un voto particular en contra de esta decisión. Tanto la fiscalía como las acusaciones exigieron el reingreso en prisión de Guerrero tras incumplir flagrantemente una de las condiciones que el propio tribunal le había impuesto al decretar su puesta en libertad provisional.

Tanto el guardia civil del grupo que abusó de una joven en los Sanfermines de 2016 como el militar han recuperado su condición de activos y cobrarán sus sueldos, aunque no se les dará destino hasta que no se resuelvan en firme los recursos contra la sentencia condenatoria de la Audiencia de Pamplona.

Los tres jueces de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra vienen recibiendo críticas reiteradas, entre otros motivos por los continuos retrasos en resolver los casos que llegan al tribunal, como así ha quedado en evidencia con los días que se ha mantenido el interrogante sobre la decisión final sobre el guardia civil de La Manada, que finalmente seguirá en libertad gracias a la decisión de los dos mismos jueces que decidieron poner al grupo en libertad provisional pese a ser legalmente posible prorrogarle la prisión preventiva ante la gravedad de la condena impuesta a nueve años de prisión.

Estos días se ha conocido también otro caso que ha puesto en el foco al mismo tribunal, que ha condenado en conformidad a cuatro años y medio de prisión por un delito de abuso sexual con penetración a un vecino de Pamplona que penetró analmente a una mujer ebria que no prestó su consentimiento a la agresión sexual, como ha quedado constatada en la sentencia dictada el pasado junio.

Los cinco amigos sevillanos de La Manada quedaron el libertad el pasado 21 de junio tras abonar una fianza de 6.000 euros. Tienen la obligación de presentarse en los juzgados todos los lunes, miércoles y viernes de la semana.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 2 =