La desunión de la izquierda 

pablo iglesias

Una ya no sabe para dónde mirar. Entre el PSOE y Podemos y Podemos y el PSOE, esto es desolador.

Y mucho me temo que esto no lo arregla ni Vistalegre, ni primarias ni que el mismísimo Pablo Iglesias (el primero) regresara del más allá .  Que ya! que muchos de sus seguidores no creen que haya más allá, pero como yo soy mujer de fe siempre espero que ocurra el milagro.

Carolina Bescansa se las pira y lo dan como notición los informativos con el espacio que hace nada ocupaban los corruptos (lo pongo sólo en masculino porque es mayoría abrumadora) y porque, según nos cuentan, las mujeres que se han enriquecido de forma desmedida, no sabían de dónde llegaba el jaguar, el palacete o las cuentas en Suiza. Si , por el momento, la Justicia no las condena, no seré yo quien lo haga. Decía que la lista del paro o los informes de organizaciones como Cáritas sobre la pobreza ya no son noticia porque el desamor entre Errejón e Iglesias es mucho más interesante.

Nunca una renuncia a una ejecutiva dio tanto protagonismo al mutis por el foro, como si en la izquierda, en la derecha, en el centro y más colaterales, aquí nadie se hubiera largado por problemas internos.

Aunque claro para este país es mucho más importante, dónde va a parar, las diferentes corrientes de Podemos que las consecuencias de la era Trump, (se habla del presidente , pero no de lo que realmente importa) la lentitud de una Justicia que hace que convivamos durante años sin saber si Urdangarín irá a la cárcel después de todo lo que se sabe, o por qué ningún miembro de la familia Pujol ha pasado ni una sóla noche en chirona, o cómo es posible que Rato sigue apareciendo en un yate en revistas que supuestamente nacieron para crear tendencia y hacer soñar a una parte del colectivo femenino -con el que no me identifico- con otra vida mejor.

Pero no. Es más interesante estar pendiente de qué mensajes lazan en Twitter Patxi López y Pedro Sánchez, mientras la andaluza -y la representante menos de izquierdas de la historia democrática del PSOE, espera en el burladero para salir triunfante como la Miura que es.

Y se nos ha olvidado que hoy, como decía el poema que tantas veces me recita mi madre, “los tres varones de aquel pastor miserable van por tabaco a la esquina en sus tres descapotables”. No sabemos, eso sí, sí por el pelotazo inmobiliario o por caciquismo rural. Porque aquí rico honradamente no se ha hecho nadie rico.  Pero hoy es posible que los hijos del pastor vayan en descapotable y que, además, no lo hayan hecho por cobrar comisiones ilegales. Pero este avance social está superado y tampoco es necesario seguir con ello, a juzgar de los votantes.

El caso es que la izquierda, la misma que hoy se arranca la piel en público , la terrible izquierda cainista, es la que ha conseguido los mejores logros sociales de la historia de la humanidad en nuestro país. La misma que llenó las universidades de hijos de obreros, la misma que hace que las jóvenes crean que hablar de feminismo es algo muy antiguo, y, sobre todo, la que nos llevó al Estado de Bienestar que hoy puede saltar por los aires.

 No sé si la historia perdonará o no a esta izquierda su presente, pero seguro que  los votantes tan críticos y tan progres no lo harán.

Por eso la derecha tiene para rato.  Pues nada. A por el canutazo de la Bescansa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa desigualdad, una amenaza global
Artículo siguienteQue no nos cuenten (más) el cuento de la maternidad
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

4 Comentarios

  1. Excelente reflexión de María José Pintor, que pone de manifiesto uno de los graves problemas que tiene la izquierda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 1 =