Se dice que las tres cuartas partes de los mayores conflictos en el mundo tienen una dimensión cultural destructiva del espíritu humano. Por lo que se ve, aún no hemos aprendido a superar esas mezquinas divisiones, a pesar de los mil encuentros que a diario celebramos con esa rica diversidad, de la que decimos sentirnos cohesionados, y nada más lejos de la realidad. Nos falta corazón y nos sobran egoísmos. Quizás deberíamos pasar a los gestos reales en nuestro día a día, siendo más cooperadores los unos hacia los otros, también más comprensivos y clementes, en definitiva más auténticos con ese diálogo reciproco que todos nos merecemos, y que cuando se sustenta realmente en sólidas leyes morales, no cabe duda que facilita la solución a esas necias contiendas que son las que verdaderamente tenemos que excluir de la faz del planeta. Ojalá seamos capaces de injertar otro futuro más esperanzador, como esa Agenda Europea Renovada para la Investigación y la Innovación, que al tiempo que presenta un conjunto de acciones concretas para profundizar en la capacidad de innovación de Europa y proporcionar una prosperidad duradera, advierte que se puede mejorar la vida cotidiana de millones de personas, ayudando a resolver algunos de nuestros mayores desafíos sociales y generacionales.

Hoy ninguno pone en entredicho que Europa tiene una investigación de primer nivel y una sólida base industrial, pero también ese espíritu europeísta de apertura está ayudando a que pueblos durante largo tiempo hostiles y enemigos se reconcilien, en base a los aires democráticos, los derechos humanos y el estado de derecho. Frenemos, por tanto, el uso de munición letal, pongamos otro espíritu más constructor en nuestras existencias. No tiene sentido quitar vidas porque sí, matar ilusiones, asesinar corazones, y luego lavarnos las manos como si nada hubiese ocurrido. Para desgracia nuestra, además, convivimos con demasiadas injusticias, pero también con actitudes de indiferencia o de insulto hacia el prójimo, que es otra manera de matar. Es hora, pues, de esforzarse por tomar otro camino más acorde con el verdadero aliento armónico, donde nadie es más que nadie, y todos somos alguien. A propósito, el informe “Intolerancia religiosa en Brasil”, publicado en enero de 2017, se utilizará para vigilar y abordar ese soplo discriminatorio que nos está dejando sin alma. En este sentido, el Relator Especial sobre la libertad de religión o de creencias, Ahmed Shaheed, afirmó recientemente que “el mundo vive una ola creciente de intolerancia y de restricciones al ejercicio del derecho a libertad religiosa y de credo”. Algo que debe preocuparnos, máxime cuando algunos grupos extremistas desnaturalizan el auténtico sentido religioso, convirtiendo el modelo de convivencia interreligiosa en un manantial peligroso de conflicto y violencia.

Por si fuera poco la destrucción del espíritu humano, tenemos ese mundo virtual que nos atrofia, sobre todo a la hora de comunicarnos. Es un propagador de mentiras como jamás se ha conocido. Ante esta bochornosa situación, tenemos que mantener los pies en la tierra y volver a las raíces de lo genuino, que está, sin duda, en la memoria viviente de nuestros progenitores. Ellos son los que tienen la sabiduría, que se alcanza con la cátedra de las vivencias, para restaurarnos hacia horizontes verdaderamente crecidos en el acercamiento, que es lo que nos engrandece y armoniza. Porque, en efecto, es necesario construir juntos el verdadero espíritu global, que no está en el poder, sino en el servir; que no está en el servirse de nadie, sino en el donarse; y junto a esta entrega, también el espíritu conciliador ha de ayudarnos a reencontrarnos hasta con nosotros mismos. Esta es la cuestión. Ciertamente no podemos caer más bajos como linaje. A los hechos me remito: Desde la República Centroafricana hasta Sudán del Sur y desde Siria hasta Afganistán, los ataques a niños en los conflictos continúan sin tregua. UNICEF pide protección para ellos. Es una de las reglas más básicas de la guerra: dejar fuera a los chavales. Y, sin embargo, se ignora “con pocos remordimientos y todavía menos consecuencias”, según denuncia el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. Desde luego, una sociedad que no es capaz de ofrecer una atmósfera de paz a los niños, teniendo en cuenta que es un derecho suyo y un deber nuestro, más pronto que tarde confluye en el caos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa periodista mexicana Lydia Cacho crea una plataforma digital para mostrar el mensaje de la infancia por la paz
Artículo siguienteEl miedo no anda en burro
Tiene varios libros publicados, sobre: poesía ( el último: POEMA A TIEMPO COMPLETO), biografía (Raíces Granadinas)y otros de ensayo y cuentos diversos. Colabora con asiduidad en diversos medios de comunicación de Europa, América Latina, y también del territorio español. Lo ha hecho en la revista Cuadernos para el Diálogo y revista Cambio 16. Implicado en diversos temas sociales. Ha llevado a cabo en la prisión provincial de Granada un taller de reinserción social , titulado de “los sueños a la vida”, durante tres años. También ha estado en Proyecto Hombre Granada. En la actualidad lleva a cabo la coordinación de una Escuela de Padres en Granada capital. Es licenciado en Derecho y Profesor de EGB.

1 Comentario

  1. Buenos días,
    Me pongo en contacto con ustedes porqué
    estoy denunciando públicamente desde hace unas cuantas semanas, información inédita, grotesca y terrorífica sobre la CORRUPCIÓN en los juicios de VG y el Sistema de Menores.
    Esta vez no es como siempre, en mi muro verán que expongo pruebas IRREFUTABLES sobre los acuerdos bajo mano de varios letrados e incluso La Jueza que llevó mi procedimiento de VG.
    Aquí les declaro que Feministas ( supuestas más bien) de alto cargo como Ester García López y Marisa Fernández Gálvez están trapicheando con abogados y jueces pro custodia compartida para engañar a las victimas y hacer custodios de menores a MALTRATADORES y encubrir estos para que no acaben condenados.
    Dones juristes no solo encubre a maltratadores de Ciudadanos como en el caso de OLIVIA ALLARY también se ceba de las anónimas victimas como yo y esta es una práctica normalizada para el Feminismo de pago y el negocio de Custodia Compartida.
    No hay perversion mas vomitiva que traficar con Menores, victimas y seres inocentes.
    De hecho sabemos, y demostramos como la estructura mafiosa se sirve de servicios externos como es el caso de PROBLEMAS LEGALES, la cual no solo asesora a servicios sociales y abogados sino también gestiona los pagos en B.
    La información es Chocante cuanto infinita, me han filtrado cantidad de datos como para hacer caer la cúpula entera de mujeres juristas, dones juristas, integrantes de Custodia Compartida, Sataf, EAIA, Dgaia, asociaciones varias, abogados, jueces y un sin fin más de implicados en esta TRAMA MAFIOSA que actúa impunemente desde hace años bajo el lema de Supremo Interés de Menor.
    Cabe informarles que la información es totalmente cierta y fiel a la realidad y es hora de que aquí saquemos las cartas sobre la mesa.
    Mi hija fue VENDIDA a un maltratador, como muchos otros niños. Las fundaciones, instituciones, empresas privadas y públicas, el departamento de bienestar social y familia, igualdad, justicia son tapadera de CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD

    Les añado aquí algún link a mi perfil
    Esperando que contacten conmigo para que hagan público en su periódico lo que acontece.

    Aquí les expongo un par de vídeos sobre el modus operandi de la Mafia

    Y encontrarán más detalles en mi muro de FB

    https://www.facebook.com/babi.grip/posts/10155641217921279

    https://www.facebook.com/babi.grip/posts/10155641923051279

    https://www.facebook.com/babi.grip/posts/10155641892431279

    https://www.facebook.com/babi.grip/posts/10155638144546279

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 5 =