Miles de personas en la manifestación de la Marea Blanca en Valladolid. Fotos María García.

La región menos reivindicativa de España sale a la calle de forma multitudinaria en la manifestación de la Marea Blanca convocada esta mañana en Valladolid.

Miles de personas – los organizadores hablan de 40.000 y la Administración de 4.000- y más de 60 autobuses desplazados de toda España se han unido, desde las 12 del mediodía, a esta protesta liderada por las plataformas en defensa de la sanidad de Aguilar de Campoo, Aranda de Duero, Benavente, Astorga, Burgos, Bierzo y Lacina, León, Villadiego, Pro-Hospital de Guardo, Palencia, Las Merindades, Segovia, Valle del Tiétar, Zamora , Salamanca y Valladolid.

La Marea Blanca se traslada desde la plaza Mayor hasta la sede de la Consejería de Sanidad bajo el lema ‘Nos duele la Sanidad’.

Los sindicatos CCOO, UGT y CSIF, así como los partidos PSOE, Podemos e IU apoyan esta movilización y, de hecho, sus principales líderes están participando en la misma.

Sin embargo, los dos sindicatos sanitarios mayoritarios, el de médicos CESM y el de Enfermería SATSE, no secundan la convocatoria, aunque comparten las reivindicaciones. Como era de esperar, tampoco apoyan el PP y Ciudadanos, pese a que algunos de los integrantes del partido naranja se han sumado a título individual.

Listas de espera quirúrgicas cada vez más inasumibles, fomento y apoyo a la Sanidad privada frente a la pública, falta de inversión y voluntad política para el impulso del Sistema Nacional de salud son las principales reivindicaciones de la Marea Blanca.

Según los organizadores, hay motivos de sobra para asistir y protestar. La movilización “no ha surgido por generación espontánea”, sino que es consecuencia del cansancio de todas las asociaciones de la región.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLos sindicatos reclaman al Gobierno una reforma de la protección por desempleo
Artículo siguienteEl año comienza con indicadores económicos en positivo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez + 12 =