Todo el mundo sabía que tras la decisión de Donald Trump de reconocer a la ciudad de Jerusalén la reacción tanto del pueblo palestino como de la comunidad internacional iba a ser contraria a la misma. Países aliados tanto de Estados Unidos como de Israel han rechazado esta decisión porque pone en riesgo la frágil paz de la región. Y no les falta razón.

Ocho miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas han convocado a una reunión urgente para discutir la decisión del presidente Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Los dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, Gran Bretaña y Francia, junto con Suecia, Italia, Egipto, Uruguay, Bolivia y Senegal han convocado la reunión urgente, que se espera se celebre mañana viernes.

Por su parte, Hamás ha hecho un llamamiento a una nueva Intifada mientras que han asegurado que el reconocimiento de Trump de Jerusalén como capital del Estado de Israel «no cambia el estatus religioso, legal y administrativo» de la ciudad. Uno de los líderes de Hamás, Ezat Resheg, consideró la decisión del presidente de los Estados Unidos como una agresión contra todos los musulmanes del mundo, advirtiendo que «ni la Administración americana ni la ocupación [israelí] ni otros poderes son capaces de imponer un hecho consumado sobre la ciudad ocupada de Jerusalén» porque «Jerusalén permanecerá como capital eterna de Palestina, de árabes y de musulmanes». Resheg advirtió de que se inician unos días de «ira de las masas de nuestro pueblo en Palestina».

Tras el anuncio de Trump, se produjeron protestas y disturbios en la Franja de Gaza, lo que hace temer que se aumenten los niveles de violencia y de tensión en la región.

Israel ha reaccionado del único modo en que los sionistas saben reaccionar: con represión. Las fuerzas militares y policiales israelíes detuvieron al menos a 36 palestinos en Cisjordania y Jerusalén Este, 21 de ellos en la aldea de Qusra, en la zona de Nablus, según ha informado la Sociedad Palestina de Prisioneros.

Las fuerzas del ejército israelí irrumpieron en la aldea de Qusra y detuvieron a 21 personas por presuntamente enfrentarse a colonos israelíes que atacaron su aldea en los últimos días. Un residente de la aldea, un agricultor de 46 años, fue asesinado por un colono a principios de esta semana. Hay que recordar que las leyes militares israelíes prohíben a los palestinos defenderse cuando son atacados por israelíes.

En la Jerusalén oriental ocupada, la policía israelí detuvo a seis palestinos, cuatro de ellos menores de edad de Issawiyeh. En el distrito de Jenin, al norte de Cisjordania, el ejército israelí asaltó la ciudad de Ya’bad y detuvo a cuatro palestinos. Las fuerzas israelíes también detuvieron a tres palestinos de Ramallah y al menos uno de la zona de Belén.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + uno =