Hace un mes escribía este artículo ‘Recuperar el camino de la ‘Dignidad’ a veces significa decir NO’. Hoy me vuelvo a ratificar en la defensa de la identidad ideológica y de la asunción del rol que eso supone en la vida pública para quienes deciden asumir el ‘Socialismo’ como bandera identitaria y propuesta de gobierno. En los últimos años, con aquello de la ‘Transición’ –por cierto antes de ella, ¿dónde estaban las urnas?- hemos visto como se iban rebajando las premisas de partida del Socialismo, hasta que llegamos al acomodo sobre ‘La Sociedad del Bienestar’ -¡joder!, ¡la leche!, todos íbamos a poder ser ricos-.

Pues resulta que ‘los chicos y chicas del pueblo y para el pueblo’ lo confundieron todo, esa ‘Sociedad del Bienestar’, desde el ‘Socialismo’, debiera haber estado blindada, en el derecho inalienable del Empleo, de la Vivienda,… , de las coberturas sociales de un Sistema Público y Universal Educativo, de un Sistema Público y Universal Sanitario, de un Sistema Público y Universal de Pensiones y de un Sistema Público y Universal de Atención a los más Desfavorecidos –Personas dependientes y/o con discapacidad-,… ; todo ello, desde la contribución progresiva de todos los ciudadanos y ciudadanas en función de sus recursos al sostenimiento del Estado. Pues NO, no estuvo blindada y hemos asistido en los últimos 35 años a la venta indiscriminada e infame de los Servicios Públicos con el ‘conque’ de que son insostenibles –siempre me pregunté por qué son insostenibles para las Administraciones Públicas y son sostenibles para la empresas que las gestionan una vez privatizadas, ¿será porque no se les exigen las condiciones de dignificación laboral de sus empleados?, ¿será porque el servicio se presta en función del presupuesto y no de las necesidades de los usuarios?,… también escribe sobre esto en el artículo ‘La lenta agonía de los Servicios Públicos’.

Como diría algún ínclito de forma desaforada en aquellos tiempos de la ‘Transición’, ‘por consiguiente’ un NO es un NO a la renuncia de un Estado del Bienestar real, -que no Real-, de un estado que combata la pobreza, que reparta en Educación, en Sanidad, en Atención Social, en Igualdad de Oportunidades, en fomento del Empleo Digno, ‘por consiguiente’ un NO, señores y señoras de los sillones, es un NO a las políticas liberales en las que ‘el pez grande se come al chico’, a las políticas calculadas de la limosna y la lisonja, a los pactos contra natura y contra la ideología en la que se sustenta nuestra identidad,… Y sabed, para sabed contarlo que ese NO, no es un NO cerril y sin sentido, sino que es el SI necesario para volver desde la tranquilidad y la coherencia a las raíces donde se sustenta la Decencia de la Igualdad, la Solidaridad, la Justicia y tantas palabras grandilocuentes que a fuerza de ser manoseadas con indecencia parecieran haber perdido su sentido.

Recordamos que se modificó de urgencia el art. 135 de la que hasta ese momento y después era la ‘Intocable’ Constitución Española de 1978, ‘ejemplo de consenso en una Transición Ejemplar’ –bonito cuadro de museo, ejemplo de incumplimiento sistemático de derechos ciudadanos-. Por cierto, aquella reforma, al socaire de las deudas producidas por un sistema liberalmente desbocado en lo privado que fueron asumidas por las administraciones públicas, convirtió el ‘monopoli’ de los ‘chaqués y el parqué’ en la desgracia general de ‘los lunes al sol’, del ‘remiendo vacío’ y de la brecha más infame jamás conocida en este país entre ricos y pobres –y mira que ha habido épocas en nuestra Ilustre Historia en las que la miseria se ha cebado desde el poder con el pueblo llano-. ‘Por fin de nuevo la esclavitud’ debieron pensar los que, ‘por los siglos de los siglos’ mandaron en el mundo a sus anchas, ahora lo habían conseguido en la era de la globalización, los flujos del dinero mandan sobre las necesidades de las gentes.

En los últimos días son noticia lo de ‘el diálogo de sordos’ entre Rajoy y Sánchez, ¿se esperaba otra cosa?, quizás por algunos y algunos, asentados y asentadas en resultas de las bisagras de sus cargos, sí. También es noticia que el Secretario General del PSOE está en ronda de contactos con todos los grupos y agrupaciones políticas. Por otro lado, parece que hay revuelo en el PP por esas cuestiones de que ‘algo huele a podrido en Dinamarca’, no sólo en ‘Génova’, también en ‘Soria’. Dicen los noticiarios que Podemos es una jaula de grillos, ¿alguna vez no lo fue?; pudieron hacer cambiar este país el 20D y la oportunidad, y con ella las ilusiones de mucha gente desesperada y esperanzada, ‘la dejaron escapar’. Hablan los medios de cálculos electorales en Galicia y en el País Vasco, y cuentan de nuevo el ‘cuento de las lecheras’ sobre estudios de las encuestas, ¿será que estos ‘sesudos estudios’ dicen los que quieren que digan quienes las encarga más que lo que realmente piensa la gente? Todo esto, los dimes y diretes de ‘mi ombligo’ o del de ‘la tertuliana popular de turno’, no suponen sino un descredito y un hartazgo para la gente, ‘por consiguiente’ perdemos calidad en nuestra, ya maltrecha, democracia. Dicen los medios que la gente está harta de ir a votar, ¿será que quieren una abstención mayor?

Mientras en el PSOE siguen haciéndose sangre en una lucha intestina que solo pretende dilucidar los cargos de poder, no las políticas que habrán de sustentar aquellos o aquellas que estén en los cargos de poder. Pues debieran ser los cargos los que estuvieran sometidos a los postulados y no al contrario. En mi opinión no es momento de si ‘tú tienes la culpa’ o ‘la culpa fue del chachachá’, ahora no es momento de melindres, ni de cálculos matemáticos de pérdidas asumibles, ni de un quítate tú para ponerme yo –por cierto ¿eso no lo decían los afiliados y afiliadas?-.

Hace unos días desde la CEF –Comisión Ejecutiva Federal- del PSOE hacían llegar a sus afiliados/as y simpatizantes un correo en el que se hacía una defensa del ‘NO a Rajoy y al PP’ en virtud de los principios del Socialismo y su correlato en el programa electoral. Pero esto ya ha pasado antes, y parece como si, de nuevo, todo el empeño en esta campaña no fuera sino la salida para un camino de pérdidas calculadas.

En mi opinión creo que se está perdiendo un tiempo precioso para regenerar el PSOE en clave de valores del Socialismo, pienso que ahora sería el tiempo de ver a donde nos ha llevado este Sistema, ahora debiéramos dedicar el tiempo a una verdadera y profunda reflexión sobre los principios que llevaron la dignidad del pueblo a los ámbitos de poder. Pienso sinceramente que ahora sería el tiempo de mirar a la historia, el tiempo en que los cargos, a todos los niveles, en un ejercicio de solidaridad, generosidad y honestidad compartida con la militancia sean capaces de retomar el ‘Socialismo’ en la Sociedad del Conocimiento y la Globalización partiendo desde el ámbito local para proyectarse en los ámbitos provincial, regional, estatal, europeo e internacional –global-. Creo que si hay una oportunidad para la especie y un lugar para alcanzar la Utopía es en el ‘Socialismo’, en el de veras, en el de la gente.

Para acabar, sigo manteniendo que hoy día el NO a este feroz liberalismo –vestido con las ropas que sea- es un signo positivo de humanidad.

NO es una falacia, como quieren hacernos creer todos esos que dicen que ‘las cosas solo se hacen con dinero’, mantenerse firme en un programa de la gente y para la gente, en una propuesta de gobierno que someta al dinero a las necesidades de la dignidad humana.

NO, ahora no toca gobernar por gobernar y ‘apuntarse un tanto’.

En mi opinión hay que dar carta de naturaleza y de normalidad al hecho de tener que votar una y otra vez si es necesario. Hay que explicar que la Democracia no puede cansarnos -pues los amantes de los totalitarismos están al acecho y tomando posiciones-. NO pasa nada por tener que volver a votar, no pasa nada por volver a dignificar la democracia. A quien me dice que está cansada de ir a votar, yo sencillamente le comento que cada vez que tengo que ir a votar recuerdo aquella primera vez, aquel 28 de octubre de 1982, recuerdo y revivo la emoción de saber que ese papelito supone mi opinión para la decisión de una forma de vida. Cada vez que voto recuerdo que alguien me dijo un día ‘procurad que nunca se vuelva a dejar de votar en esta tierra’.

Así que primero es NO para después dar lugar a los SI que la gente necesita. Y, por cierto, aprendamos de las culpas del ‘chachachá’ y no nos quedemos solo en su baile.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

6 Comentarios

  1. Y, es que, aun siendo totalmente contrario desde hace años a los espectáculos taurinos, la letra de ‘la culpa fue del cha cha cha’ de Gabinete Caligari, es inspiradora en este baile de parejas que se traen estos líderes de medio pelo que nos han tocado en suerte.

    Y es que como dice la canción:

    “La culpa fue del Cha-cha-chá
    sí fue del Cha-cha-chá
    que me volvió un caradura
    por la más pura casualidad…

    …Por eso la culpa fue del Cha-cha-chá
    yo sé que la culpa fue del cha-cha-chá
    por eso la culpa fue del cha-cha-chá

    La culpa fue del Cha-cha-chá
    que tú me invitaste a bailar
    Embistiendo a mi capote
    yo me asomaba al balcón de tu escote

    La culpa fue del Cha-cha-chá
    sí fue del Cha-cha-chá
    que me volvió un caradura
    por la más pura casualidad.”

  2. Para regenerarse primero hay que querer hacerlo y no veo yo voluntad alguna en el bipartito, por no hablar del sistema podrido.

  3. Enhorabuena por el articulo, estoy completsmente de acuerdo contigo, no podemos tener miedo o inquina a volver s votar, todas las veces que haga falta, esa es la maxima expresion de la democracia, un ciudadano un voto, igual valor. Y no podemos poscribir como amenaza el ir de nuevo a unas nuevas elecciones y dar por ello carta de naturaleza la constitucion de cualquier gobierno y menos uno como el del PP podrido hasta en las siglas. 👏👏

    • Es posible que no se pueda conseguir, pero la actitud en Democracia nunca es la espera pasiva para esperar que las cosas sucedan. Así que a pesar de todo siempre estará la lucha por lo que se cree…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 4 =