¿Qué pasaría si esa cruzada de migrantes llegara a las puertas de los USA y los miles de soldados de ciencia ficción americanos con toda su tecnología futurística atacaran a los desgraciados? Huele a distopía zombi, pero ¿y si los pobres del mundo decidieran organizarse y usar la violencia, declarar la guerra a la riqueza? No hablo de una revolución política, nada de comunistas, socialistas o lo que fueren, no, hablo de rebelión por hartazgo, por necesidad, por ahogo…

La ventaja del rico es que el pobre no sabe que lo es, es más: suele ser feliz en su pobreza; ocurre lo mismo con la sabiduría, que contiene en sí misma el esperpento de contemplar la felicidad estúpida del ignorante sabiendo que es fruto de la carencia, que es un paso atrás… El pobre, mientras pueda vivir, es poco amenazador y, muchas veces, su peligro real que es pueda terminar siendo aliado del poderoso… porque se debe a la caridad y depende del discurso de otros ya que pobreza, falta de formación, marginalidad y maleabilidad ideológica suelen ir de la mano.

Conste que la pobreza digna existe, la pobreza sabia (no confundir cultura con sabiduría, no tienen por qué coincidir) es verdad que existe pero es pájaro raro; de hecho, iteramos, el peligro histórico real no es que las clases poderososas sean ultraconservadoras, les va en el oficio, sino que las clases trabajadoras y la pobreza se vuelvan ultras… entonces ocurre la desgracia histórica, pobres matando a pobres, las guerras, el fascismo en un sentido amplio: la simbología más ramplona se convierte en criterio y la raza, el pueblo, el himno, la bandera, lo nuestro: es el criterio para depurar, eliminar, exterminar a lo no identificado.

Estoy imaginando una gran revuelta mundial en la que los oprimidos, las que huyen de las guerras, quienes buscan algo para poder sobrevivir porque lo han perdido todo y hasta la posibilidad de futuro, los refugiados que ansían un lugar donde nos los detengan, torturen o maten, estoy imaginando una revuelta de pobres al estilo medieval, porque las hubo amparadas por la desesperación; ¿qué haríamos? ¿Blindar las fronteras? ¿Situar allí a los ejércitos? ¿Atacar de forma preventiva para evitar la “invasión”?

Por sus actuaciones públicas y actitudes veo perfectamente capaces de proponer y hacer algo así a Trump. Salvini, Bolsonaro, Le Pen, Orban, Erdogan… de entre los disfrazados de democracia eso y sin apurar la lista; añadamos las dictaduras, que no han de explicar nada… e incorporemos: sin discurso explícito pero atendiendo a la realidad pragmática ¿quiénes no se sumarían a esta demencia “en defensa propia”? ¿Acaso no empiea a formar parte esto del discurso de la calle? ¿No existe ya un clima de miedo a la pérdida hacia el zombimigrante?

Volvemos a la Edad Media… esa Cruzada de los Migrantes parece un calco de la Cruzada de los Niños (sobre la que Marcel Schwob publicó una preciosa novelita), los “pueri”, que quizá sólo fueran los pobres, no sólo niños. Se habla hasta de 40.000 criaturas atravesando Francia para llegar a Niza y aguardar a que se abrieran las aguas del Mediterráneo para alcanzar Tierrasanta; por el camino fueron violados, desangrados, comidos, atracados, raptados; y como no se abrió la mar, les ofrecieron barcos, algunos de ellos se hundieron, y los que llegaron a África al parecer fueron vendidos como esclavos por los generosos navieros…

¿Estamos en ese momento ya? Quizá Trump (y otros tantos dirigentes) no pase de ser un capo medieval en defensa de sus tierras y sus siervos, quizá no sea más que un primus inter pares que no reconoce más rey o dios que ese territorio llamado dinero. Volvemos a la pernada, a los fueros y a la heráldica que nos defina como pertenecientes a una casa y su tradición, amuralladas nuestras marcas, levantados los castillos… el plus ultra nos importa un solemne carajo.

La Cruzada de los Migrantes tiene difícil solución si no se autorresuelve, autodisuelve, la posición en que van a quedar los dirigentes actuales va a marcar el futuro de la Humanidad… puede que no sea nada, puede que sea otro crimen aberrante más o puede que marque un punto de inflexión para nuestras sociedades acomodadas determinando un blindaje o un nuevo estado guerra… permanente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLas víctimas del Metro de Valencia: “Teníamos razón, la culpa no fue solo del conductor”
Artículo siguienteLydia Cacho disecciona el origen del machismo
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

1 Comentario

  1. TrumPPetero se gastara mas dinero en el montaje militar que en darles de comer

    Esta vez no quiere llevar la democracia a Centroamerica…no hya petroleo y ya les vende armas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 1 =