La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico(OCDE) ha rebajado la previsión de crecimiento para España en 2018 una décima, hasta el 2,3%, coincidiendo con la previsión del Ejecutivo y alertan que la bajada podría ser mayor en función de cuánto se prolongue la crisis política en Catalunya.

La OCDE argumenta la revisión en que el consumo de los españoles se desacelerará el próximo año por razones como los bajos precios del crudo, los bajos impuestos o que el fin del gasto reprimido en la crisis se van agotando.

El ‘club de países ricos’ advierte de que el crecimiento podría verse todavía más afectado si persisten las tensiones entre el Gobierno y Catalunya. De seguir, podrían reducir “significativamente” la confianza de los consumidores y de las empresas, lo que afectaría a la demanda por encima del nivel previsto.

“Las persistentes tensiones en Catalunya podrían bajar el consumo y la confianza empresarial significativamente, lastrando la demanda doméstica más de lo esperado” recoge la OCDE en su informe semestral de Perspectivas

Desde el organismo se pide profundizar en las reformas para promover “la inversión en innovación y para la mejora de la capacitación de la fuerza laboral”. En este sentido, se prevé que las tasas de desempleo bajarán del 17% actual hasta el 14% en 2019, “El índice de desempleo está gradualmente cayendo, pero sigue alto, sobre todo en los jóvenes y los parados de larga duración”, analiza.

Respecto al déficit, el documento pronostica que el déficit público caerá en 2017 hasta el 3,2% del PIB –frente al 4,5% de 2016-, ligeramente por encima del 3% exigido por Bruselas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − 4 =