Según ha publicado el diario saudí Al Watan, el grupo empresarial Bin Laden ha despedido a 77.000 empleados extranjeros y está a la espera de rescindir el contrato con otros 12.000 trabajadores locales.

La empresa da empleo a un total de 200.000 personas en Arabia Saudí y atraviesa una de las mayores crisis de su historia, tras ser responsabilizada el pasado septiembre de la muerte de 107 personas tras caer una grúa en el interior de la Gran Mezquita de la Meca.

Según fuentes de Al Watan, la compañía ha entregado el visado de salida de Arabia Saudí a 77.000 trabajadores extranjeros, lo que equivale a su despido y expulsión del país. Entre estos empleados hay ingenieros, supervisores, administrativos y directivos, y no se les habría comunicado el motivo del despido.

Recientemente, otros 50.000 trabajadores despedidos se negaron a abandonar la capital saudí hasta que el grupo de Bin Laden no les abone su salario atrasado, que corresponde a cuatro meses de trabajo. Según cita el diario El Mundo, la televisión saudí Al Arabiya habría publicado que hasta siete autobuses de la empresa habrían sido quemados como protesta por el impago de los salarios en la ciudad de Yeda, en la costa del mar Rojo.

La constructora Bin Laden, creada en 1931, se dedica principalmente a grandes proyectos de infraestructura en Arabia Saudí y otros países de Oriente Medio. Actualmente la empresa acumula deudas por más de 1.200 millones de euros, siempre según los datos ofrecidos por el periódico Al Ozak.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =